jueves 18 de julio de 2019 - 12:00 AM

Nuestro peor crimen

Gabriela Mistral dice: “Somos culpables de muchos errores y muchas faltas. Pero nuestro peor crimen es abandonar a los niños, olvidando la fuente de vida”. Hay sucesos que me traen reflexiones concatenadas con la realidad que estamos viviendo. Una realidad de clases sociales, que persisten al tiempo, unas con carencia de todo lo que nos permite humanizarnos y vivir una vida digna y otros que manejan todo sin pensar en construir una sociedad igualitaria.

Nos quejamos y aterramos de las violencias que nos rodean, violencias que no hemos podido terminar, porque ignoramos las causas que las han mantenido. Tal vez una de las violencias más graves, el abandono de los niños, no se analiza ni se ponen soluciones. Es una violencia que es causa pero que también alimento para el odio y el manejo inhumano de la sociedad. No es el abandono a la vera del camino de nuestro pequeños, es el abandono en nuestros propios hogares, en los pobres por necesidad de subsistencia y en las clases altas porque ser mamá pasó a ser de segunda categoría, hay otras categorías de realización que acaban con la natural de ser madre. Muchas de las cosas que necesitamos pueden esperar, pero volver nuestros ojos hacia los niños no da espera.

Seguimos hablando de ancestros, de genealogías, de Clases Sociales y a veces no contestamos una llamada de quienes hoy comparten nuestra vida, ni nos importa la vida de los que están a nuestro lado, en nuestro mundo, nuestros niños invisibles. ¿para qué quedarnos en un pasado? “No hay rey que no haya tenido un esclavo entre sus antepasados, ni esclavo que no haya tenido un rey entre los suyos.”

Sacudido con el informe sobre el aumento de suicidios entre los jóvenes, aumento más elevado en el eje cafetero, elucubraba sobre nuestro paso por esas queridas tierras, de cómo el desempleo ha obligado a la generación productiva a emigrar, siendo Armenia líder en la recepción de remesas, para que los abuelos saquen adelante los nietos. Será que la paternidad se ejerce solo produciendo dinero, O será el desamor causa de los males que estamos sufriendo y de ese no querer vivir de los muchachos?

La pérdida de valores lleva a aceptar sucesos como la prohibición de fotos en la extradición del ministro Arias. Dice Cecilia Orozco “Insultan, calumnian y hasta amenazan por hablar del caso Arias, condenado por delitos de corrupción oficial. Pero hoy nos dieron la razón: es un protegido de la alianza de poder Gobierno y su jefe político Uribe: sus corruptos son “buenos” y merecen hasta avión privado,. “¡Vuelo especial para exministro condenado por corrupción que se encontraba prófugo!” dándole un “tratamiento de personaje, no de reo”. ¿Ese es un paradigma digno para los niños?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad