jueves 16 de enero de 2020 - 12:00 AM

Si pudiera yo entender

Escuchar este artículo

“Si solamente pudiera yo encontrar la puerta. Si solamente pudiera yo nacer.” (Chesterton). He dejado pasar un tema que tanto a Sonia como a mí nos sacude y es el de la vida y el derecho a vivir, porque nos toca interiormente y porque la vida nos ha llevado a interrogarnos y a acompañar a quienes se interrogan sobre el derecho a una vida que solo Dios nos ha dado. Con tantos hechos políticos, de violencia de navidad, internacionales que a veces incluso son difíciles de entender y familiares que mueven el corazón por el dolor que nunca esperamos, pese a que en la vida, son parte integrante, como la noche del día.

“Hoy dicen que solo los deseados pueden vivir, hoy se legisla sobre la vida de seres que como tú fueron deseados en otras dimensiones. Y se condena a la muerte a inocentes que no tienen quien los defienda. La ley que se constituyó para los más débiles no te defiende, los intereses comerciales y de reconocimiento social de valentías que no lo son, priman sobre la vida. El cuerpo de mujeres adultas que no saben lo que hacen, es más importante que el de sus hijos inocentes” dice Sonia en su libro sobre la adopción.

Yo me pregunto cómo Politólogo y estudioso de la violencia, de esa que nos ha acompañado desde “siempre” y hasta hoy, pese a los esfuerzos realizados, ¿Cómo sembrar y cambiar en nuestra conciencia el valor de la vida si seguimos pensando en que terminar la vida de quien no puede defenderse, de quien no ha visto la luz, es legal bueno y necesario, pero matar a seres buenos como mi padre, como tanto líderes sociales, como tantos seres humanos si es malo. Quitar la vida es inhumano en cualquier circunstancia. Cuando pienso en el trabajo hecho desde la dirección del I.C.B.F., de Santander con Marcela Lleras, pienso cuántas vidas no deseadas, hoy son Seres humanos felices y que llenan de felicidad familias de muchas partes, me pregunto si el aborto tiene algún sentido. ” Natalia Bernal Cano, doctora en derecho expresó “Yo quiero abrir una fundación para recibir todos los niños que no son deseados., en cualquier caso. Si estos niños existieran yo les digo aquí hay una mamá que los ama”. Quizás no sea la solución apropiada pero una vida no se puede desechar.

LA VIDA es un regalo que nos ha sido otorgado, que no podemos ignorar, cada vida tiene un destino y una tarea. Conozco muchos niños que “dizque“ no fueron deseados que hoy son seres humanos que llenan de sentido y amor muchas vidas. Trabajemos por la Vida desde sus inicios, si queremos terminar la violencia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad