jueves 09 de abril de 2020 - 12:00 AM

Tenemos que cambiar, hay que cambiar el mundo, la humanidad

Escuchar este artículo

La profunda crisis en la que actualmente está sumido el mundo, requiere de un análisis profundo. Ahora bien, como este artículo es publicado el jueves 9 de abril, hago un recordatorio de “el bogotazo”, provocado en esa fecha, en 1948, por la Unión Soviética, buscando impedir el funcionamiento de la Conferencia Panamericana, instalada en Bogotá, en la cual todas las naciones de América buscaban la conformación de la Organización de Estados Americanos - O.E.A. Para ello, con la intervención directa de Fidel Castro, asesinaron al líder político, Jorge Eliécer Gaitán, con lo cual produjeron revolcón y parálisis de Bogotá.

Revolcón que transmitieron a Barrancabermeja, buscando la parálisis de la Tropical Oil Company - TROCO, empresa entonces explotadora, productora y trasportadora de combustible, ECOPETROL todavía no existía, buscando así paralizar el país. La situación fue tal que un titular de El Tiempo en 1959 dice: “¡Adiós a la democracia!”. No obstante, posteriormente la situación de violencia partidista se superó, mediante la conformación del sistema político del Frente Nacional.

Entrando en la crisis mundial actual, la situación es tal que el Ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, la califica como “...una de las situaciones más difíciles a que se ha enfrentado una sociedad.” El Noticiero Caracol habla del “devastador efecto en la economía.” Y en The Washington Post se lee: “O muere el capitalismo salvaje, o muere la civilización humana”.

Lo cierto es que el mundo está sumido en una pandemia, producto de un “coronavirus”, que ha llevado a que en Colombia y en el mundo todos estemos dirigidos a no salir de nuestras viviendas, como protección personal y de la humanidad. En Colombia un decreto del Estado nos dirigía a una “cuarentena, un aislamiento preventual” obligatorio hasta el 13 de abril, que ahora la Presidencia, habida cuenta como está la situación, lo ha extendido hasta el 27 de abril.

Ahora bien, como la situación del caos es de magnitud mundial, también están, estamos buscando solución mundial, empezando por la “enseñanza” del Papa Francisco: “Preocuparse más por dar y recibir y no por recibir”. Y al respecto transcribo lo que encontré en un video musical: “Buenos días / amigos y gente buena / ánimo, todo pasará / volverán los encuentros / volverán los abrazos / y todo esto habrá servido / para ser mucho mejores / haremos un mundo mejor. / Aleluya.”

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad