jueves 24 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Un sentido nuevo

Escuchar este artículo

Resultado de esa búsqueda planteada en mi anterior columna; el paso siguiente es encontrar un sentido nuevo que nos lleve al cambio. Para intuir un sentido nuevo, tenemos que renunciar a indagar únicamente en el propósito del universo en pro de encontrar el sentido último de nuestra propia existencia individual. Preguntarnos si estamos aquí para algo más que cumplir una función biológica, nacer, crecer, reproducirnos, envejecer y morir. Nuestra propia historia de vida debe tener un hilo conductor, una guía matriz. ¿Cómo descubrirla?

Lo primero que debemos recuperar es la idea de eternidad. El poeta Carl Sandburg dijo: “algo me originó que no tiene origen, algo me pondrá fin que no tiene fin”. Si nos vemos como un paréntesis en una línea de eternidad somos participantes de algo mayor, de lo que no tiene fin, y si ese algo tiene un propósito, nosotros somos una pequeña parte de ese propósito. “Contemplamos lo infinito dentro de un cuerpo finito, que empieza en la concepción y termina con nuestra muerte pero que tal vez forme parte de un proyecto mayor.” Dice el investigador hebreo Sergio Füster.

Somos parte de un proyecto mayor y tenemos que averiguar cuál es nuestro papel en él. Transformar la realidad social es el reto del ser humano y por tanto del político y el objeto de la obra por realizar. Es un reto semejante al del amor, ser uno mismo sin dejar de ver al otro, que observa y es afectado por nuestro trabajo y nuestra vida y con el cual tejemos una nueva humanidad y nuestro ser. Tenemos que retarnos y retar nuestra realidad. Si pensamos en la naturaleza, veremos como todo tiene un propósito, todo parece tener una razón para ser así y no una mera casualidad. Igualmente si miramos la sociedad tenemos que construirla con propósito vital, empezando por la familia, sinónimo de comunidad, nido que genera vida y refugio en el que el ser humano encuentra seguridad y amor. Es la razón de su lucha, porque es allí donde se empieza y se aprende a crecer como ser humano con sentido superior.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad