jueves 20 de junio de 2019 - 12:00 AM

Violencias de hoy, herencia de un pasado

Sin temor a ser repetitivo, ante una tragedia que vivimos diariamente, y “tal vez”

como un aporte positivo al proceso que estamos viviendo actualmente,

registramos que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Farc se

conforman el 27 de mayo de 1964, como respuesta al avance militar a

Marquetalia, contra los grupos bandoleros, rescoldo de la violencia partidista. El

Ejército de Liberación Nacional-Eln surge el 4 de julio como producto directo de

la exportación de la revolución ideada y liderada desde Cuba por Fidel Castro y

Ernesto El Che Guevara.

Los dos grupos subversivos fueron financiados inicialmente por la Unión

Soviética, vía Cuba. Cuando las condiciones económicas soviéticas hicieron

crisis, Farc y Eln acudieron al narcotráfico como fuente de financiación.

Tal vez la máxima expresión del irrumpir del narcotráfico en acciones

terroristas, se manifiesta el 6 y 7 de noviembre de 1985 con el asalto al Palacio

de Justicia por el M-19, financiado por el Cartel de Medellín, que “derrota” los

esfuerzos del proceso de paz, a través del diálogo con los grupos guerrilleros,

emprendidos por el Gobierno de Belisario Betancur.

En julio de 1986 los narcos asesinan a Hernando Baquero Borda, Magistrado

de la Corte Suprema de Justicia, y en diciembre del mismo año, a Guillermo

Cano, Director de El Espectador; ambos en las calles de Bogotá.

En septiembre de 1986 asesinaron a Pedro Nel Jiménez, Senador, y a

Leonardo Posada, Representante; estos asesinatos forman parte de la

campaña de exterminio de miembros de la Unión Patriótica, la cual tiene un

punto alto el 11 de octubre de 1987 con el asesinato de Jaime Pardo Leal,

quien se había presentado como candidato presidencial de la UP en las

elecciones de 1986.

La Unión Patriótica es el partido político surgido de las conversaciones del

Gobierno Betancur con las Farc; nunca se sabrá el número exacto de personas

de la Up asesinadas ni tampoco quienes fueron los criminales en cada uno de

los casos. Ni tampoco se sabrá ni lo uno ni lo otra, de defensores de derechos

humanos, estudiantes, maestros, militares, políticos, profesores,

sindicalistas,... N.N., muertos criminalmente.

Por su parte y dentro de los actos de demencia asesina, en 1986 el grupo

Ricardo Franco, disidente de las Farc, masacró a más de 200 guerrilleros,

recientemente incorporados, aduciendo que eran infiltrados del ejército. Y por si

no fuera suficiente el desangre producido por la violencia organizada, en

diciembre de 1986 un psicópata, colombiano, veterano de la guerra de

Vietnam, asesinó a 27 personas en el Restaurante Pozzeto, en zona de estrato

alto en Bogotá.

El 18 de enero de 1988, por orden de Pablo Escobar, es secuestrado en su

oficina del Barrio Teusaquillo en Bogotá, situada a cien metros del Cabildo

Distrital, Andrés Pastrana, candidato a la Alcaldía.

Este recuento histórico y mucho más, ojalá nos sirviera de consuelo, de

esperanza para pensar que lo que estamos padeciendo ahora es menos “pior”

y nos esforcemos TODOS por construir una verdadera paz.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad