viernes 11 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

2009: Incertidumbre

Llego diciembre, tiempo para reflexionar sobre lo que ha sucedido en el país. ¿Vamos por el camino correcto o el equivocado? En medio de tantas palabras que se pueden encontrar para describir un país tan especial como Colombia, hay una que en mi opinión encaja perfectamente con lo que vivió durante el 2009 la sociedad colombiana: incertidumbre.

No es la palabra más afortunada para referirse al país, pero francamente parece mandada a hacer para describir la encrucijada en el corazón del presidente Uribe, la bipolaridad de Chávez (tema anterior), la debilidad de nuestra Constitución, las jugarretas de los partidos y el transfuguismo politiquero de los mal llamados representantes de la voluntad del pueblo. Si veníamos de años de progreso, el 2009, en especial por la crisis política e institucional del país, quedará en la historia como un año en el que por la carencia de transparencia en el ejercicio político, estuvimos estancados en el camino. Con algunas excepciones, donde podemos destacar el heroísmo del liderazgo de Fajardo al lograr 700 mil firmas con un grupo de 4000 voluntarios, el excelente trabajo de Vargas Lleras en la construcción de una propuesta para el país y la interesante convergencia de los tres ex Alcaldes de Bogotá, el mundo político en Colombia vivió un año terrible. La dignidad y eficiencia del Congreso, como pieza fundamental y representativa de dicho mundo, quedo más que nunca en duda, pues la mayoría de 'honorables' congresistas demostró una vez más que allí el bienestar de la gente pasa a un segundo plano, reemplazado por las cuotas

políticas, los chantajes y las ambiciones personales.

En la otra mano, los partidos políticos, importantes para la democracia, vivieron duros reveses. El rojo liberal se pintó de rosado con una consulta interna con menor participación que la anterior, que arrojó como resultado a un candidato que parece no tener la fuerza para persuadir al electorado. El azul conservador, que venía de aparente disciplina, se vino abajo con el tropiezo de Arias y la versatilidad de Noemí. El Polo Democrático eligió un candidato que por más de que se esfuerza, no parece simpatizarle a los líderes del partido, dejando entrever un Polo bastante burocrático. La U en medio de su encrucijada y si se respetan las normas de nuestra democracia, no podrá legitimar el Referendo reeleccionista, y su posible candidato seguramente llegará tarde a la carrera.

Sé que esta columna esta manchada de cierto negativismo; sin embargo, hago la descripción porque creo que es importante afrontar la realidad y resaltar lo positivo. Quiero aportar desde este espacio a la construcción de una conciencia para que los colombianos nos demos cuenta de que así como el 2009 fue el de la incertidumbre, el 2010 tiene que ser, así suene a frase de cajón, el año de la decisiones, del activismo, de la participación ciudadana para elegir buenos representantes de nuestra voluntad.

Su opinión: vocesdebucaramanga@gmail.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad