viernes 22 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Educación para la paz

La historia nos ha mostrado que los diferentes caminos que hemos tomado para construir la paz no han sido los más convenientes. Las políticas ejecutadas por los gobiernos no han sido las precisas para movilizarnos realmente hacia un escenario de armonía y convivencia. Hemos confundido los mecanismos para frenar la violencia y proteger la ciudadanía, con un verdadero proceso de paz, y una acción colectiva por su edificación no se ha puesto en marcha.

Para caminar hacia una paz verdadera necesitamos que los gobernantes de nuestras comunidades le apuesten al escenario de la educación. Una educación integral y eficiente desde la primera infancia hasta el nivel superior, que se convierta en la mejor fuente de prevención para el delito y el crimen en general.  

 William Ospina, reconocido escritor colombiano, plantea una realidad de la política en contra del delito en este país, que es causa fundamental de la problemática del crimen juvenil; 'De prevenir el delito no habla nadie; de castigarlo, hablan todos. Se les hace agua la boca diciendo 'cero tolerancia con el delito', y uno creería que están hablando de empleo, de educación, de prevención, de dignidad de las comunidades: no, están hablando de cárceles y a lo mejor de tormentos. Les parece más efectivo reprimir, perseguir, hacer redadas, encarcelar, dar de baja, porque todo eso puede hacerse en seguida, en tanto que la prevención, la recuperación y la reeducación requieren esfuerzo, generosidad y una conciencia profunda de la dignidad de los seres humanos.'

Es necesaria una política como la seguridad democrática que le brinde protección a los ciudadanos, y además genere confianza en el desarrollo del país, sin embargo ésta debe ir acompañada de un proyecto de mayor magnitud donde el eje central sea la educación de la juventud. ¿Creen ustedes que nuestras comunidades van a progresar mientras el 64%* de los capturados en Bucaramanga por diferentes delitos sean jóvenes menores de 26 años? ¿Será que una juventud precursora del delito podrá tomar las riendas de la nación y encaminarnos hacia la prosperidad colectiva? ¿Y será que los jóvenes dejarán de ser precursores del delito mientras el 63%** de los niños menores de 5 años en Bucaramanga no reciban atención educativa?

Definitivamente considero que la mejor herramienta para luchar en contra del delito y favor de la paz, es la construcción de centros culturales, escenarios deportivos  y espacios de recreación que le muestren a los jóvenes caminos diferentes a los del crimen.  

La seguridad y la protección ciudadana nos alejan moderadamente de la violencia, pero solo una acción colectiva por la educación y la cultura ciudadana nos acercan a un verdadero estado de paz y desarrollo humano. Colombia debe ser consciente de que los libros, el arte, la música, la ciencia, y el deporte, son origen de un verdadero bienestar, muy al contrario de lo que representan las armas, y la practicas subversivas e indignas del crimen en general.   
*Investigación Fundación Participar  **Datos Ministerio Nacional de Educación.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad