viernes 05 de febrero de 2010 - 10:00 AM

El debate olvidado

El regreso a Colombia en esta época tiene una característica especial: vallas publicitarias de políticos, candidatos al Senado y la Cámara, intentando con sus sonrisas, sus manos estrechadas, sus slogans y promesas, ganarse un espacio en el corazón de los colombianos para el próximo 4 de Marzo. Muchas novedades interesantes, algunos hombres honestos y experimentados, otros reflejos de un cuerpo político repleto de vicios y la gran mayoría personajes que cada 4 años parecen resurgir de las cenizas, eso sí, sin describir lo que hicieron el pasado período de funciones.

Casi ninguno habla de sus logros, ¿será que no hicieron nada? Ninguno hace referencia de los altos índices de ausencia de los representantes de Santander, muy pocos presentan propuestas concretas o por lo menos parámetros específicos de su estilo de trabajo. No dudan en entregarnos corazones, en darnos la mano, en picarnos el ojo, en poner sonrisas de oreja a oreja y lo peor de todo es que por eso los seguimos eligiendo. Vuelvo al tema político pero para sugerirle a los ciudadanos, a los empresarios, a la academia, a los estudiantes, al periodismo (¡el TRO!) y a los colombianos en general, que no dejemos que sean esas vallas maquilladas las que definan el futuro del país. Si queremos conocer a fondo quiénes son y elegir con argumentos tenemos que impulsar el debate político.

El debate es una práctica democrática que parece haber sido dejada en el olvido por el pueblo colombiano. Más allá de las famosas vallas, la criminal invasión de los postes y los eventos de campaña, los ciudadanos no tenemos la oportunidad de escucharlos. No sé si es que hay miedo de generar debate, pero en una verdadera democracia dicho mecanismo es sustancial para la prosperidad de cualquier elección. Necesitamos que los candidatos a través del debate presenten sus propuestas y su visión de país a los ciudadanos. Se debe hacer un debate público para que los santandereanos tengamos la oportunidad de conocer, medir y comparar. La política no puede estar basada en elegir al que más tenga recursos y el mejor publicista para hacer una valla y colgarla por todas las calles. La esencia del mundo político tiene que ser la discusión argumentativa alrededor de temas de interés que les permitan a los miembros de nuestra comunidad elegir liderazgos que tengan la capacidad para trabajar por el desarrollo de Colombia.

Nos tenemos que unir alrededor de estas iniciativas. Los políticos deben tener valor para enfrentarse a través de los argumentos y convencernos no con sonrisas, sino con propuestas y compromisos. Los ciudadanos no nos podemos dejar seducir por slogans soportados en la idea de un publicista y no en la ideología o el estilo de trabajo del político. Recuperemos el ejercicio del debate para que la justicia prevalezca el 14 de Marzo. ¿Ideas? manolo-azuf@hotmail.com y trabajemos para hacer un debate.

*Reconocimiento a Álvaro Vecino como gestor de dichas iniciativas de debate.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad