viernes 21 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Escuché a Fajardo

Querido lector, dudaría escribir un artículo de este estilo, si con su personaje principal, con sus ideales, su forma de pensar y de actuar, no me identificara plenamente. Me daría miedo perder la credibilidad como columnista, si durante más de seis meses no hubiera palpado de cerca la clase de liderazgo que ejerce, y la fuente de inspiración que ha sido, no solo para mí, sino para muchos otros que estaban convencidos de que se vivía en la política nacional una enfermedad terminal.

Hace ocho meses recibí una invitación para escuchar a Sergio Fajardo. Todo lo que sabía de él era su gestión como alcalde de Medellín, pero nada más. Entré por aquella puerta, convencido de que saldría en un par de horas creyéndolo una persona que no tendría espacio en el contaminado escenario político del país, pero me equivoqué. Por más de 2 horas lo oí.

Oí a una persona que en 1997 decidió con un grupo de amigos participar en política y fue tachado de soñador e inocente. Escuché a un líder perseverante que en las elecciones a la Alcaldía de Medellín del 2000 fue derrotado y en las del 2003, haciendo una política independiente y transparente, logró ser elegido. Escuché a un dirigente honesto y eficiente, que en apenas 3 años como alcalde desarrolló una renovación urbana y una inversión social que transformó dicha ciudad, un Alcalde que dejó sin excusas a los demás politiqueros que prometen y nada pasa…! Escuché en aquel mes de marzo a un político, nada charlatán, que entendió que la confianza de la sociedad no es para traicionarla y que su papel como político es trabajar por el bien común y no por el interés individual.

Definitivamente consideraría que estoy cerrándole las puertas a este espacio, si no tuviera las razones para considerarlo el líder que necesita nuestro país. Ese líder que debe tener: la valentía que ha tenido Fajardo de enfrentar la política tradicional y con un trabajo sensato y constante, recuperar el terreno conquistado por el clientelismo. La convicción para creer plenamente en su propuesta para Colombia y no condicionar su participación a ningún contexto. El carácter y la autenticidad, para no dejarse clasificar con ismos, y tener una propuesta integral, no basada en continuar todo ni acabar con todo lo que se ha venido haciendo. La visión social para comprender que, sin debilitar la fuerza pública, el camino de las oportunidades, la dignidad y la equidad es el que nos llevará al fin real del conflicto.

Querido lector, quiero invitarlo a que oiga a Sergio Fajardo, a que conozca sus ideales y propuestas, pues yo lo escuché y me declaro un firme seguidor de su liderazgo. Concha Acústica, 4 p.m, Sábado 22 de Agosto, Fajardo en Bucaramanga. Abierto al debate: manolo-azuf@hotmail.com
*Galán es inspiración, es admiración. Que la conmemoración de los 20 años de su muerte sirva para luchar contra la impunidad y darle vida a sus ideales.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad