viernes 10 de julio de 2009 - 10:00 AM

La equidad, nuestro desafío

Durante muchos años, nuestro país ha experimentado múltiples problemas: el narcotráfico, la corrupción y la guerra entre otros, han estancado nuestra cruzada por la prosperidad nacional y han opacado el espíritu progresista de nuestra gente. Sé que nos hemos preguntado millones de veces sus causas y que existen muchas razones para explicar nuestra situación actual; sin embargo, creo que la ausencia de unos de los pilares del desarrollo, la equidad, es la esencia que ha determinado nuestro caminar. 

Estamos en un periodo de transición y la equidad debe ser nuestro mayor desafío para lograr el cambio y destinar a este país hacia una paz verdadera y una transformación integral. Cualquier esfuerzo será insuficiente si los gobernantes no encaminan sus proyectos hacia la disminución de las diferencias y la creación de oportunidades. La carencia de caminos para el desarrollo del talento ha sido la mayor justificación para aquellos que han tomado el sendero del crimen y la violencia como estilo de vida. La ausencia de un sistema educativo de calidad, de un régimen de salud digno y eficaz, y en varios casos la insatisfacción de las necesidades básicas, ha llevado a centenares de Colombianos ha abandonar la persecución de sus sueños, y se han visto obligados a entrar a las filas de las guerrillas, los grupos narcotraficantes y las bandas de delincuentes. La misma necesidad ha sido la mejor herramienta para la politiquería y el clientelismo. No es ser comunista, o como algunos lo llaman 'mamerto'. La construcción de la equidad que debemos iniciar en Colombia tiene que desarrollarse paralela al sistema del libre mercado y de la propiedad privada. La equidad es diferente a la igualdad, la igualdad es material; 'todos tenemos lo mismo'. La equidad es el derecho a la oportunidad de desarrollar nuestras facultades para ponerlas en función de nuestro beneficio personal y del bien común de la sociedad en que vivimos.

Si logramos la equidad, todo colombiano, no importa en qué territorio esté, debe tener acceso a la tecnología, a Internet y a las nuevas herramientas de comunicación global. Si logramos la equidad toda persona en este país debe tener seguridad alimentaría, y el hambre debe dejar de hacer parte de nuestra realidad. Si logramos la equidad, todo colombiano con sueños y metas tendrá los espacios para desarrollar sus habilidades y hacer de sus ilusiones una realidad. Existirán incubadoras de ideas, universidades de calidad gratuitas, y centros de entrenamiento y formación especializados al alcance de cualquier bolsillo.

Los gobiernos que vendrán, el sector privado, los jóvenes presentes y futuros constructores del país, deben movilizarse hacia la construcción de la equidad como medio para acabar con la guerra y la corrupción, que tanto daño y dolor nos han causado. Tenemos que darnos cuenta que es posible lograr la equidad, sin la necesidad de generar odio entre la clases sociales. En Bucaramanga, la Universidad del Pueblo es un gran paso hacia la equidad, y podría estar complementada creando centros de emprendimiento y nuevas incubadoras de ideas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad