viernes 09 de octubre de 2009 - 10:00 AM

La lucha contra el hambre

Hace un tiempo quería escribir sobre ella; la lucha en la que todos los colores, las razas, y las religiones, deben jugar en el mismo frente, la lucha que no hemos luchado, que hemos tratado de esconder con inversiones insuficientes.

La lucha contra el hambre. El hambre que lleva a miles de niños a reemplazar la voz de un profesor por el ruido de un semáforo, que lleva a muchos a disfrazar al bazuco y el vicio de comida para sobrevivir. La misma que genera cementerios en el choco, y encamina a miles de colombianos hacia la delincuencia. El hambre que cada año causa la muerte en Colombia de más de 5 mil niños, que daban sus primeros pasos en la vida y ya se estaban despidiendo. El desafío de acabar con esta tragedia no tiene plazos. Es difícil pedirle a una persona que deje de cometer crímenes cuando tiene a sus hijos, sus hermanos, o su mama muriéndose de hambre en una esquina. No es comulgar con la ilegalidad, ni justificarla, pero seamos realistas, el crimen va a subsistir mientras el primer pensamiento al amanecer de 8 millones de Colombianos (según estadísticas el número de indigentes en el país) sea que no pudo comer ayer ni tiene con qué comer hoy. Mas allá de que la lucha guerrillera sea terrorista y falsa, la verdad es que 'sobrevive' porque a muchos de sus combatientes (¡no los jefes aclaro!), no los seduce la crueldad y hostilidad de la selva, sino los empuja a unirse la necesidad en las ciudades y campos al no tener con qué comer.

La inversión en el sistema educativo, por ejemplo, es necesaria y debe incrementar, pero será insuficiente mientras 17 de cada 100 jóvenes y niños en Colombia vayan a estudiar, literalmente, con estómago vacío. ¿Será que la cátedra de su profesor no se verá opacada por la falta de algo de comer?

Sería tonto negarlo e ignorarlo. Sería absurdo ponerle color político a la importancia de esta lucha. La necesidad inaplazable de empezar realmente a acabar con el hambre en Colombia no es tema de derecha, izquierda, o centro. Es un compromiso político y civil que todos debemos asumir, y una cruzada a la que se deben unir gremios y ciudadanos voluntarios. Las universidades deben ponerse en función de luchar contra esta dolorosa realidad. El campo, la agricultura, deben ser los mejores combatientes para acabar con ese sufrimiento. En Brazil está el magnífico programa de primera línea para su gobierno: 'Brazil Fome (hambre) 0' (mírenlo); ¿En Colombia qué estamos haciendo?

Hace unos meses, cuando entrevisté al Sr. Alcalde de Bucaramanga, me dijo que había logrado con su equipo mejorar radicalmente el programa de alimentación gratuita. Ojalá esto no sea pan de un día y, dejando la indiferencia atrás, acabemos con este padecimiento que juega como llave maestra de sus afectados para abrirle las puertas al crimen.

vocesdebucaramanga@gmail.com su espacio

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad