miércoles 28 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La frontera... más allá de lo económico

De los 6.342 kilómetros que conforman los límites terrestres del territorio colombiano compartimos con Venezuela 2.219 kilómetros, el 34,9%. Es la frontera más grande y compleja. Afecta siete departamentos y treinta y seis municipios de nuestro país. De acuerdo con las cifras oficiales se estima que en Colombia residen 2.5 millones de venezolanos, de los cuales 1.2 millones están en proceso de obtener estatus personal de protección. En Venezuela la cifra de colombianos se acerca a los 6 millones.

El lunes después de siete años de haberse cerrado la frontera, con algunas restricciones se abrió paso al tránsito de vehículos de carga entre ambos países. Se espera que muy pronto se permita el paso peatonal y de vehículos particulares, lo que le facilitará las cosas a las 30 mil personas que la cruzan diariamente. Las autoridades aeronáuticas hicieron lo suyo y autorizaron el tránsito de carga y pasajeros. Así, poco a poco, se van restableciendo las relaciones entre Colombia y Venezuela; una decisión que muchos aguardábamos expectantes. Y aunque queda mucho por hacer en términos de cooperación judicial, control migratorio y restablecimiento de las relaciones diplomáticas este es sin duda un buen primer paso.

Es cierto que el intercambio comercial es importante; pero la apertura de la frontera no se puede quedar en eso. La frontera no es solo comercio. Miles de colombianos y venezolanos siguen padeciendo las consecuencias del retiro de los cónsules y del cierre intempestivo de los consulados a raíz de la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países. El panorama en ese sentido es desalentador y sus efectos devastadores. Las declaraciones que dio el embajador de Colombia ante el gobierno de Venezuela sobre el estado en que se encuentran los consulados de Colombia en ese país son realmente preocupantes: Acabaron con todo, dijo literalmente refiriéndose al gobierno de Iván Duque Márquez. Por eso es urgente y prioritario que la actividad consular se reanude lo más pronto posible.

Coincidimos con quienes afirman que la frontera nunca debió cerrarse y con quienes consideran que las relaciones diplomáticas pudieron manejarse de otra manera; y a pesar de las críticas que se escucharon, si se analiza desde el impacto que ese hecho va a generar en la ciudad y en la región, reconocemos como un acierto la presencia del alcalde de Bucaramanga en el acto protocolario de apertura.

manuel de jesús rodríguez
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad