miércoles 15 de noviembre de 2023 - 12:05 AM

Manuel de Jesús Rodríguez

NEXUS 2023

Nosotros estudiamos por un sueño” (NEXUS). Ese fue el lema que los estudiantes de décimo grado de Glenn Doman Escuela Precoz escogieron el año pasado para identificar su promoción. Mi hijo, “El Don”, como con cariño suelo referirme a él, forma parte de ese grupo de seres maravillosos y excepcionales que se gradúan este año.

Sandra, Lizth y el “Tío Jorge”, concibieron un proyecto que gira en torno a la inclusión, el respeto por la diversidad, por el otro y por la naturaleza; en el que el arte, el deporte y la investigación, si, la investigación, tienen un valor preponderante. La escuela, dice Jorge, es una virtud sin fama que permite formar seres humanos excepcionales. En esas llevan 29 años, enseñando a ser y saber ser mejores personas. “Solo cuando seas tú mismo podrás dar algo al mundo” es la frase que condensa la esencia de ese propósito. Para ellos y su equipo de colaboradores toda nuestra gratitud. ¡Qué buen trabajo el que hacen y qué buen ejemplo el que nos dan! Ver las cosas desde otra perspectiva no es fácil, pero la aventura valió la pena.

Y todo el reconocimiento a Laura Sofía, Karen Bibiana, Samuel Fernando, Zareth Yalena, Laura Sophía, María José, Samuel Eduardo, Dana Gabriela, Juan Felipe, Daniel Felipe, Juan José, Juan Sebastián y Gabriel, compañeros de Manuel Alejandro. El apoyo y la amistad sincera que le brindaron fueron muy importantes para él. Para nosotros, muy significativos. Gracias por tanta generosidad. Son unos grandes seres humanos. ¡Qué los dioses les sean propicios y les concedan fortuna en todo!

Mi amor infinito y gratitud perenne para “El Don”, a quien le agradezco por ser mi mejor maestro y ejemplo de vida. Su tesón, valentía y fortaleza para enfrentar la adversidad me dejaron grandes enseñanzas. Celebro su sensibilidad inagotable y su permanente alegría. Con su tenacidad y constancia me dejó claro que ser diferente es más importante que ser el mejor, que no hay sueños inalcanzables y que la vida es un proceso en el que cada día hay que redescubrirse y reinventarse. ¡Qué orgullo y qué inspiración resulta verlo crecer y alcanzar sus metas!

Y gracias a ella, a “La Doña”. Por su compañía, entrega, paciencia y constante apoyo sin los cuales esta aventura alucinante, que apenas va coronando una de sus etapas, no tendría sentido.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad