Publicidad

Manuel de Jesús Rodríguez
Martes 20 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Siguen en campaña

Compartir
Imprimir
Comentarios

A comienzos de febrero en el Concejo de Bucaramanga se debatió el hecho de que el presupuesto municipal para la presente vigencia fiscal se hubiera adoptado por decreto. El anterior alcalde tuvo que hacerlo así porque el Concejo no aprobó el proyecto que presentó. El secretario de hacienda sorteó con holgura la prueba, aunque por momentos se le notó incómodo por los interrogantes que algunos de los concejales le formularon en el desarrollo de la sesión. No era para menos, tuvo que contradecir, corregir, mejor, la información que el alcalde, su jefe, desde la campaña misma, y días antes del debate, había expuesto a la opinión pública.

Del debate quedó claro que el municipio de Bucaramanga es sostenible financieramente y que las reservas presupuestales garantizan los compromisos asumidos por la anterior administración. Eso se le escuchó decir al secretario de Hacienda, un escenario muy distinto al que el alcalde, su jefe, esgrimió desde la campaña y en los primeros días de gobierno. También dijo que la actual administración recibió ciento sesenta y cuatro obras adjudicadas, de las cuales cuarenta y ocho están suspendidas, y ciento sesenta y dos “inconclusas”. Ese fue el calificativo que utilizó, el mismo que viene usando el alcalde con insistencia para referirse a ellas. En eso coinciden.

Señaló que las obras se quedaron sin interventoría porque el plazo de ejecución de esos contratos venció y tendrán que volver a contratarla, y que cuando contrastaron el monto de los anticipos desembolsados con el porcentaje de ejecución de las obras contratadas la diferencia es significativa. Un asunto que no deja de ser delicado.

Por lo que se supo de boca del secretario de Hacienda la situación presupuestal y financiera del municipio no es tan nefasta como la pinta el alcalde en todos los escenarios posibles. O alguien está desinformando al alcalde, del debate quedó claro que el secretario de Hacienda no es, o el alcalde está tergiversando la información. Si es lo primero, el asunto se resuelve muy fácil. Si es lo segundo, la situación es preocupante. Con las denominadas “obras inconclusas” sucede algo similar. El alcalde y sus asesores deberían revisar la normativa que las regula, no vaya a ser que les toque recular por atolondrados. Por lo pronto hay que tener claro que la campaña terminó hace rato y que eso de gobernar en redes sociales buscando likes no es bueno.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad