domingo 07 de junio de 2020 - 12:00 AM

Anibalazo

Evidencia del anibalazo es la reacción que ha generado. No hay persona relevante que no este indignada por el actuar de la Fiscalía independientemente de su filiación política. Esperemos que la justicia escuche el clamor del país
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Palabra sensible, interesante, diciente, la del título de esta columna. Me refiero en él a la manifestación de la Fiscalía de ayer, en que un fiscal delegado, avalado por el Fiscal General, decidió relevar al gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria de su cargo, por hechos sucedidos en 2005 en la contratación de una vía. Le imputan haber incrementado el anticipo del 25% al 29%, sin que hubiera dolo porque la obra se entregó y, haber contratado obras adicionales bajo el mismo contrato, obras que también se entregaron sin sobrecostos.

El comunicado de la Fiscalía a la opinión pública es tan riguroso como la sanción que conlleva; está fechado julio 5 de 2020. Sí señores, lo sacaron a la luz pública un mes antes de haberlo escrito. Sin embargo, ese descache es ínfimo comparado con el del fondo de la decisión. Primero, el contrato no fue firmado por el entonces gobernador, pero el Fiscal lo sentencia por ser el máximo ordenador del gasto en el departamento. Esa teoría nos llevaría a que no habría expresidente inocente dado que siempre hay algún subalterno que incumple con alguna minucia de la compleja ley de contratación pública en Colombia.

Segundo, el fiscal delegado profiere una orden de captura, asumiendo que Aníbal tiene la capacidad de influir en el fallo o intenta fugarse, seguramente pensará que en alguno de los aviones que está volando al extranjero o en alguno de los cruceros que fondea en Cartagena. En definitiva, no podemos confirmar que es de animalazo, pero seguramente sí, que es un anibalazo.

Tercero, la sentencia es desafortunada desde su consecuencia práctica. La gestión del gobernador de Antioquia con respecto al COVID-19 ha sido reconocida, junto con la gestión de Juan Carlos Cárdenas en Bucaramanga, como referente mundial. Su separación del cargo es un balazo a quienes viven en Antioquia (o un anibalazo).

Evidencia del anibalazo es la reacción que ha generado. No hay persona relevante que no este indignada por el actuar de la Fiscalía independientemente de su filiación política. Esperemos que la justicia escuche el clamor del país.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad