sábado 11 de enero de 2020 - 12:00 AM

Año nuevo, vida nueva

La clase política tradicional se opuso con el fin de reclamar lo que históricamente han sido sus derechos, con contratos, puestos y regulación...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Con el nuevo año llegan al país nuevas realidades. En un entorno enrarecido por las manifestaciones del último trimestre del 2019, todo parece indicar que se abre una etapa distinta en el manejo político del gobierno, una etapa en la que el retorno a la manera probada de gobernar volverá desafortunadamente al país.

Durante el primer año del mandato Duque, el presidente, de manera bien intencionada pero ingenua, asumió que podría cambiar las costumbres políticas que en el gobierno anterior estuvieron tan desbordadas. Aplicó criterios de meritocracia e intentó basar su relación con las otras ramas del poder en la argumentación y el sentido común. Como consecuencia no tuvo el margen de acción para gobernar con tranquilidad, azuzado por una oposición que se alió con la clase tradicional para presionar al ejecutivo.

La oposición al gobierno vino desde múltiples flancos. Los políticos de centro izquierda la hicieron para posicionarse para las elecciones de gobernadores y alcaldes, con éxito, si se analizan los resultados de los comicios. La clase política tradicional se opuso con el fin de reclamar lo que históricamente han sido sus derechos, con contratos, puestos y regulación que les permita cerrar la financiación de sus campañas. Los manifestantes, en su mayoría jóvenes de clase media, salieron a la calle aprovechando la coyuntura.

Sin embargo, en 2020 los asuntos parecen tener nuevos destinos. El gobierno, agobiado por el difícil trámite de sus iniciativas en el congreso y la agreste postura del legislativo en temas clave, empezó a suavizar su estrategia de no recaer en las prácticas convencionales, creo yo que de manera justificada. Desde el mandato dorado de Luis XIV en Francia, es claro que hace más mal al país un gobierno sin gobernabilidad que compartir con la corte las mieles del poder con los cortesanos, por muy reprochable que sea.

Es así como, en esta nueva época, aquellos que no defendieron de manera vocal las estrategias del gobierno en el 2019, tendrán que asumir como suyo el cambio de giro hacia prácticas menos transparentes. Año nuevo, vida nueva.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad