lunes 28 de junio de 2021 - 12:00 AM

Con toda contra las instituciones

Hemos llegado a un punto insostenible en que, con el fin de llegar al poder, solo se busca crear caos. Aquellos que buscan imponer su visión de país han llegado hasta a intentar asesinar al presidente de la República con el fin de lograr sus metas.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

No se puede negar que en la calle hay descontento, así como no se puede negar que después de estar encerrados durante un largo período de tiempo, haber perdido o no haber podido conseguir empleo y haberse, literalmente comido los ahorros, la sensación general no puede ser sino de inconformismo. Para muchos este paso atrás es desesperanzador, y la falta de esperanza trae insatisfacción.

Sin embargo, esa insatisfacción no es como para voltear las instituciones tal como algunos lo vienen planteando. Desde el vandalismo contra la infraestructura pública y el enfrentamiento premeditado contra las fuerzas del orden, hasta impedir que la gente que quiera, o pueda, siga su curso normal, pasando por el inconsciente ignorar de los riesgos de pandemia, las acciones de algunos, políticos, figuras públicas y organizaciones fuera de la ley, van francamente contra el bienestar de los colombianos.

Algunos argumentan que la única manera que tienen los manifestantes de hacerse oír es por medio de irrumpir en la vida de los demás, coartar sus libertades o la expresión violenta. Están completamente equivocados. Si bien en Colombia muchos temas fallan, uno de los que funciona bien es que los gobernantes son elegidos por voto popular. ¿Acaso no tenemos hoy alcaldes de todas las tendencias políticas elegidos popularmente, por mayoría, así sean impopulares ante los pudientes?

La vía alternativa para expresar la voluntad del pueblo debe ser por medio de las urnas. Esa vía tiene la ventaja de que no necesita destrozar las instituciones, sino que el nombre del juego es la democracia.

Para lograrlo aquellos descontentos con la situación del país no tienen que utilizar las vías de hecho, tienen que convencer al pueblo colombiano de que lo que se necesita está representado por sus candidatos a los cargos públicos de importancia en el país.

Hemos llegado a un punto insostenible en que, con el fin de llegar al poder, solo se busca crear caos. Aquellos que buscan imponer su visión de país han llegado hasta a intentar asesinar al presidente de la República con el fin de lograr sus metas.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad