domingo 02 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Está en usted soñar

Somos un pueblo trabajador, amable, y en la medida que nos enfoquemos en salir adelante en vez de quejarnos e indignarnos hasta paralizarnos, lo vamos a lograr.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

En su película la Vida es bella, Roberto Benigni ilustra la situación de un judío perseguido por los nazis que crea un mundo onírico para proteger a su hijo de la cruda realidad. Esta actitud, que muchos identificarán como esquiva, tiene los beneficios de mantener la esperanza de un mejor mañana, tan necesaria en este momento.

Ante la grave situación creada por la pandemia, que además ha atizado las diferencias entre los colombianos, la salida de agarrarnos entre nosotros solo empeora la situación. De nada nos sirve repartir agravios e indignarnos por la situación actual, ya que esto previene que nos enfoquemos en lo fundamental, que es solucionar los problemas que nos aquejan no solo como país, sino individualmente. La situación actual es compleja, pero la manera como la recibimos depende de cada uno. Somos un pueblo trabajador, amable, y en la medida que nos enfoquemos en salir adelante en vez de quejarnos e indignarnos hasta paralizarnos, lo vamos a lograr.

En nuestra vida diaria, el primer consejo es que dejemos de preocuparnos por lo que no podemos controlar y nos enfoquemos en lo que está a nuestro alcance. Llenémonos de solidaridad, de iniciativa, refugiémonos en el soporte que nos brinda la familia y ataquemos los problemas que podemos solucionar.

Otra actitud importante que asumir es influenciar nuestro entorno positivamente, lo cual genera un ambiente más llevadero para nuestro círculo cercano, así como lo hizo el protagonista de la obra de Benigni. Evitemos las conversaciones que nos llevan al desaliento y la indignación, concentrémonos constantemente en lo bueno que tiene la vida, por muy poco que parezca.

Seguramente no lograremos salir inmediatamente de la pandemia ni de la crisis económica con las actitudes que propongo hoy. Sin embargo, no hay duda de que el camino para salir de ellas será mucho más agradable si lo hacemos con positivismo, así sea a expensas de enfrentar una realidad que nos es difícil controlar. Al fin y al cabo moldear la realidad es la cualidad que distingue al ser humano del resto del reino animal.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad