sábado 24 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Feliz centenario

Una institución como Vanguardia hay que defenderla por la región, siendo un lente de sensatez en el acontecer santandereano.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Pocas empresas en el mundo perduran 100 años. De las 30 compañías que pertenecen al índice bursátil Dow Jones hoy, solo seis lo estaban hace 47 años, lo que demuestra que mantenerse relevante en el ámbito empresarial no es nada fácil.

Las empresas en el tiempo están sujetas a cambios internos, pero también externos. En ciertos casos, problemas de gobierno corporativo o maleas administraciones las hacen tambalear. En otros, la falta de valores interiorizados y asumidos las hacen caer en desgracia. Compañías como Enron, AIG o Lehman Brothers cayeron vertiginosamente por su falta de ética o el errado enfoque de su estrategia. En Colombia, son muchos los ejemplos de empresas que una vez fueron insignia y hoy ya no están entre nosotros. JGlottman, Aces, la CCA, la revista Cambio y muchas otras más solo existen gracias a los recuerdos que tenemos de ellas.

Sin embargo, la principal causa por la cual las empresas desaparecen es porque no son capaces de adaptarse a los cambios de su entorno. Las empresas de beepers murieron con la entrada de las celulares, Kodak dejó de ser relevante con el auge de la fotografía digital, Blockbuster desapareció con la televisión por cable y, RCA, EMI y Codiscos no sobrevivieron a ITunes.

Pero vamos a nuestro tema. Vanguardia, antes Liberal, pero aun liberal en su pensamiento, ha pasado por múltiples retos en su historia, desde gobiernos autoritarios y mandatarios irreflexivos, crisis económicas y cambios generacionales en sus directivos y socios. Todos estos retos, a lo largo de cien años los ha superado con creces, como bastión de la región, basada en principios que hoy en día brillan en un entorno institucional difícil. La rectitud de sus dueños y periodistas, ese sentido de que la verdad importa y su disposición a estar del lado correcto de la historia la caracterizan.

Una institución como Vanguardia hay que defenderla por la región, siendo un lente de sensatez en el acontecer santandereano. Si queremos poner nuestro grano de arena para que Vanguardia perdure otros cien años, nuestro deber es apoyar los valores que representa leyéndola.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad