domingo 24 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Increíble pero cierto

el premio de lo increíble se lo lleva el alcalde de Medellín, que desde su puesto en el Ejecutivo opina y se entromete en las decisiones de la justicia pidiendo que los imputados paguen...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Increíble pero cierto, rezaba un comercial narrado en voz de comentarista trasnochado, en las épocas de antaño. A raíz de una postura política, en oposición a la opinión del gobierno central, que ha dejado claro con todas las de la ley que los problemas de Hidroituango son un siniestro, la Contraloría insiste en seguir adelante con una sanción de COP 4,3 billones contra 26 imputados.

Los COP 4,3 billones no se recuperarán ni embargando las cuentas ni expropiando los bienes de los imputados, ni siquiera el 10% de esa suma. Ya dos de los contratistas de EPM, en la obra más compleja de infraestructura que ha emprendido el país, se acogieron al régimen de reorganización para protegerse del exabrupto. Y mientras, la Contraloría tiene pensando a las compañías de seguros si pagar el siniestro.

Sin embargo, el premio de lo increíble se lo lleva el alcalde de Medellín, que desde su puesto en el Ejecutivo opina y se entromete en las decisiones de la justicia pidiendo que los imputados paguen, en una clara manifestación de que la separación de poderes no es para él. Ya, en el proyecto de venta de la participación de EPM en UNE TIGO, había desconocido este principio, hostigando a los concejales con un supuesto detrimento patrimonial inexistente de COP 2 billones si no votan el proyecto como él dice.

Increíble pero cierto es que se mencione a los titulares de las ías (contraloría, Procuraduría, Fiscalía, Registraduría entre otras) como candidatos a puestos de elección popular, ¡que peligro! Hacer campaña desde posiciones en que se tiene el poder de desprestigiar, si no de encarcelar a adversarios políticos, es un receta para el lejano oeste judicial en el sector público.

Por último, increíble pero cierto es que la reforma a la justicia, en vez de encargarse de dar agilidad y contrapesos al sistema judicial, se encargue de darle más poder a los estamentos políticos como la comisión de absoluciones de la Cámara de Representantes, como juez de los titulares de las ías mencionadas. Increíble pero cierto, rezaba el comercial.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad