domingo 15 de agosto de 2021 - 12:00 AM

No pasó nada

No importa que Roberto Prieto, gerente de la campaña a la presidencia de Santos II, haya expresado en varias interceptaciones que el único plan que tuvo
desde el principio fue “salvar al presidente”...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

¿Odebrecht? ¿Qué es eso? Afortunadamente esa compañía, que hizo y deshizo en Latinoamérica no llegó a Colombia.

No importa que los ejecutivos de Odebrecht dijeran en Estados Unidos haber pagado USD 11 MM para quedarse en 2009 con la adjudicación de la Ruta del Sol Sector II y se hubiera condenado al viceministro de Transporte, Gabriel García Morales, por este caso. No importa que utilizara el mismo mecanismo para corromper a funcionarios para conseguir la adjudicación de la adición de la Ruta del Sol para el trayecto Ocaña-Gamarra en 2014 y hubieran sido condenados el excongresista Otto Bula y el exsenador Bernardo ‘Ñoño’ Elías.

No importa que Roberto Prieto, gerente de la campaña a la presidencia de Santos II, haya expresado en varias interceptaciones que el único plan que tuvo desde el principio fue “salvar al presidente” y sacarlo “del peor bollo de su vida”. No importa que Esteban Moreno haya recibido por lo menos COP 4.000 MM de la multinacional para la campaña de segunda vuelta que garantizó la reelección del entonces presidente. Tampoco importa que aceptó que en 2010 Odebrecht pagó unos afiches para la campaña Santos por USD 400.000 y la encuesta de Paddington por USD 1 millón.

Menos importa que Néstor Humberto Martínez, fiscal general durante el gobierno de Santos y asesor de Episol, el socio de Odebrecht, haya sido acusado por el ingeniero Jorge Enrique Pizano, el interventor de la obra que murió días después por envenenamiento con cianuro, de estar al tanto de coimas otorgadas por Odebrecht. También es de menor importancia que el contendor de Santos en la campaña haya sido abordado por Odebrecht y haya viajado a Brasil para reunirse con sus directivos.

La verdad, la única verdad, es la de los miembros de la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes, los ilustres padres de la patria John Jairo Cárdenas del partido de la U y Andrés Calle del partido liberal, al repetir el caso de Ernesto Samper y su elefante y no encontrar méritos para iniciar una actuación penal o disciplinaria.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad