domingo 22 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Que el MinTIC suelte la pala

Después de los errores anteriores, se requiere un proveedor de reemplazo, escogido en un proceso de adjudicación que cuente con la transparencia y la idoneidad que exige la contratación pública.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Recuerdo que un conocido, en una reunión social, expuso un punto de vista controvertido que tenía un trasfondo machista. Al darse cuenta de su error, en vez de retirarse gallardamente de su equivocación y aceptar su desvarío, decidió justificar su postura, a lo que una dama presente apuntó: ¡pásenle una pala! Esta expresión hacía alusión a que el personaje, al justificar su postura estaba cavando su propia tumba, adentrándose cada vez más en las profundidades del desprestigio.

La ministra Karen Abudinen, de quien no pongo en duda su buena fe, puede estar en la misma situación que mi conocido. Tras la embarrada de su equipo en la adjudicación sin cumplimiento de los requisitos legales a la Unión Temporal Centros Poblados del contrato de conectividad a más de 7.000 centros educativos, para dar acceso a Internet a sus estudiantes, la sacada de pata, si no se hace bien, podría ser más dañina que la embarrada misma.

Para mitigar los riesgos en la implementación del contrato no se puede improvisar de nuevo. Después de los errores anteriores, se requiere un proveedor de reemplazo para los centros poblados, escogido en un proceso de adjudicación que cuente con la transparencia y la idoneidad que exige la contratación pública.

A pesar de que la ley permite la adjudicación a otro proveedor que participó en la licitación, en el caso particular ese proveedor ofreció hasta un 25% menos de puntos que otros oferentes.

Muy mal se vería que se le asigne el mismo a dedo sin un proceso competitivo, que resultaría en romper con el segundo principio de contratación pública, la economía. Abriendo una nueva licitación con celeridad, que beneficie más al país que a los funcionarios, se atenderían 25% de escuelas más.

El principio de responsabilidad, tercer pilar de la contratación pública, le obliga al equipo del MinTIC a tomar la decisión correcta y responder por ella.

No es tiempo de esconderse detrás de tecnicismos jurídicos para evitar tomar la decisión correcta.

El interés de los niños del país debe pasar por encima de la necesidad de justificar la embarrada, como en el caso de mi conocido.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad