domingo 02 de octubre de 2022 - 12:00 AM

¿Quién le cree a Quintero?

Image
Columna de
Marc Eichmann

La oposición al alcalde Quintero le negó la autorización de vender la participación de EPM en UNE por física desconfianza.

La transacción de fusión de UNE y TIGO del 2014 ha sido de las más exitosas que se ha emprendido. Esta transacción le generó a EPM dividendos de 1,4 billones de pesos, que además mantuvo la propiedad del 50% de la entidad fusionada, hoy valorada en aproximadamente 2,5 billones de pesos. De no haber hecho la transacción es muy probable que el valor de UNE hubiera caído alrededor del 70%, como le ocurrió a la ETB, Millicom y Telefónica, todos jugadores no dominantes en el sector de telecomunicaciones del país.

Con el fin de garantizarle la opción a EPM de salirse definitivamente del sector de telecomunicaciones, se diseñó en la transacción una opción para forzar a Millicom a vender conjuntamente las acciones de la entidad resultante de la fusión, siempre que se cumplieran ciertos pasos. No hay duda alguna, desde la óptica técnica y financiera, que ejercer esa opción en este momento es la mejor solución para EPM.

Sin embargo, esta semana en el concejo de Medellín surgió un gran problema. La oposición al alcalde Quintero le negó esta posibilidad por el manejo que este les daría a los dineros que se desinvertirían en UNE, basado en física desconfianza.

Primero, en sus manifestaciones públicas Quintero ha demostrado un desconocimiento total de la situación de UNE. Contradice los hechos, desfigura la realidad abiertamente y opina con un tufo populista que prioriza el insulto a sus opositores a hacerle bien a su ciudad.

Segundo, parece decidido a sacar el dinero de una eventual venta de UNE de EPM para financiar su imagen con medidas populistas. No está mal vender la casa para invertir en apartamentos, pero si lo está para gastarse el dinero en parrandas que no dejan sino guayabo estilo Alex Flórez.

Por último, a pesar de que EPM cuenta con un equipo idóneo para realizar la transacción, el equipo de la alcaldía de Medellín es desconocedor total de lo que implica una transacción. El peligro es latente y con él, EPM se pierde una oportunidad de hacer un buen negocio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad