domingo 19 de julio de 2020 - 12:00 AM

Suicidio futbolero

Pretenden los equipos grandes modificar la distribución equitativa actual de los derechos de televisión entre los equipos socios (la mayoría de la A y la B) para buscar una fórmula que remunere más a los equipos con más seguidores.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

Con las dificultades vienen las sorpresas. En este período de hacer cuentas, preocuparnos por nuestro futuro y afligirnos por la incertidumbre, siempre hay que pensar que, dentro de todo el sentido de humanidad persiste y que religiosamente, cada ciertos años, estos fenómenos están al orden del día. Hacer esto nos permite mantenernos cuerdos y sanos.

El consejo sabio proferido en el párrafo anterior no necesariamente es de buen recaudo para todo el mundo. Por ejemplo hoy, las miradas se voltean hacia el mundo del fútbol colombiano, que pasando por una de sus épocas más difíciles, sin poder jugar ni siquiera a puerta cerrada y con una situación financiera como mínimo compleja, ha decidido entrar en discusiones de vieja data que, más que ayudar a solventar la situación actual, complican su panorama.

Y es que algunos de los clubes llamados grandes, por su tradición y no necesariamente por su desempeño en la cancha, defensores inicialmente de la gestión del presidente de la Dimayor, exgobernador y superintendente, han decidido pasar al ataque con el fin de revivir viejas querellas con los equipos mal llamados chicos.

El dilema inicial, como en muchos casos tiene que ver con dinero. Pretenden los equipos grandes modificar la distribución equitativa actual de los derechos de televisión entre los equipos socios (la mayoría de la A y la B) para buscar una fórmula que remunere más a los equipos con más seguidores. Esta fórmula propuesta lógicamente no es del agrado de los equipos con menos hinchas, que viven precisamente de estos ingresos dada su ausencia de taquilla significativa.

Hasta ahí todo bien; sin embargo, dado que los equipos “grandes” no tienen los votos ni el poder de decisión para imponer su propuesta en la Dimayor, en una manifestación a todas luces irracional, decidieron proponer un nuevo campeonato en el cual la mayoría de los equipos no estarían incluidos. De seguir así, a la larga será el mismo fútbol y no el COVID19, el que se dé su estocada final.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad