domingo 28 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Campeones suramericanos en desigualdad

Colombia está a punto de coronarse campeón de los juegos suramericanos, superando por primera vez a Brasil la tradicional potencia deportiva del continente. Colombia también le acaba de quitar a Brasil otro campeonato, pero se trata de uno que debería ser motivo de vergüenza nacional: somos los campeones suramericanos de la desigualdad, el país de la región donde es peor la distribución del ingreso.

Lo más preocupante de este vergonzoso primer lugar es que, en medio de la bonanza económica de la primera década del siglo y hasta antes de la crisis financiera, todos los demás países suramericanos lograron avanzar hacia una sociedad más justa, mientras que Colombia fue el único que retrocedió y se hizo más grande la distancia entre los pobres y los ricos, como consecuencia de las políticas económicas y sociales de los dos gobiernos de Uribe.

Esta afirmación no proviene del programa de campaña de Pardo o de Petro sino que se puede deducir de las conclusiones de un estudio publicado el mes pasado por dos funcionarios de UNICEF: 'Policies for reducing income inequality: Latin America during the last decade'. De hecho el estudio incluye también a Centroamérica, en donde Honduras y Nicaragua también empeoraron la distribución del ingreso, pero es más penoso que estos sean los compañeros de Colombia en el podio regional.

Con abundante soporte estadístico, revisión de la literatura sobre el tema y algunas pruebas econométricas, el estudio analiza 5 factores que pueden haber contribuido a la mejoría en la distribución del ingreso en la región: las condiciones iniciales, el crecimiento económico el acceso a educación de los trabajadores, el contexto internacional (términos de intercambio, remesas de trabajadores y flujos de capitales), las políticas macroeconómicas (monetaria y cambiaria) y las políticas redistributivas (tributarias, laborales y gasto social). Además introduce como variable explicativa la orientación política de los gobiernos, diferenciando los conservadores, los de centro izquierda y los de izquierda.

Los autores confirman que es más fácil mejorar la distribución del ingreso cuando el crecimiento se acelera impulsado por políticas macro o por un buen contexto internacional. Es más fácil repartir riqueza que pobreza. También comprueban que es útil para este propósito el mayor acceso de los pobres a la educación en todos los niveles.

La pregunta obvia es ¿por qué en Colombia se agrandó la brecha entre ricos y pobres si se favoreció con el mismo contexto internacional y tuvo políticas macro similares a otros países que si mejoraron en distribución y equidad?

La respuesta que sugiere el estudio está en las políticas sociales y redistributivas que adoptaron los países con gobiernos de centro izquierda (Brasil, Chile, Uruguay, Argentina, entre otros) para los que la justicia social era una de sus principales objetivos. Estos gobiernos se han caracterizado por 'su preocupación por reducir la pobreza y la desigualdad, el reconocimiento de las fallas del mercado y la creciente importancia asignada a fortalecer las instituciones, en claro contraste con el énfasis neoliberal en reducir al Estado y la creencia en la capacidad autoreguladora de los mercados'.

Estos gobiernos no han sido populistas, sino que 'han desarrollado un nuevo paradigma económico y un contrato social que reúne a grupos tradicionales con los nuevos mediante una combinación de estabilidad macroeconómica, instituciones participativas y redistribución mediante políticas tributarias y programas sociales focalizados'. En particular políticas laborales para promover el empleo formal y la vigencia del salario mínimo, así como aumento de impuestos a la riqueza y las ganancias.

El contraste con Colombia es evidente. Las políticas conservadoras de los últimos ocho años han sido claramente en contra de los derechos y los ingresos de los trabajadores y a favor de las utilidades y la protección de los inversionistas. Por eso hoy es más grande la brecha social, y por eso es necesario no elegir candidatos que prometan la continuidad sino cambiar el rumbo y empezar a construir una Colombia más justa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad