domingo 24 de mayo de 2009 - 10:00 AM

¿Por qué renuncio el ministro?

Reconstruyo de memoria el diálogo que me contaron entre un profesor y su alumno adolescente y preguntón sobre ciertos episodios recientes de la política colombiana.

ALUMNO: Profe, ¿por qué tuvo que renunciar el Ministro de Defensa si se le veía tan contento en ese puesto?
PROFESOR: Para poder ser candidato a la presidencia en las próximas elecciones.

A: ¿Cómo así? ¿si seguía siendo ministro no podía ser candidato?
P: Por supuesto que no. ¿No sabías que en Colombia no puede ser elegido como Presidente quien durante el año anterior a las elecciones haya desempeñado un cargo público como ministro, procurador, alcalde o gobernador?

A: O sea que si en el 2006 Sergio Fajardo o Lucho Garzón hubieran querido competir en las elecciones con Uribe, ¿habrían tenido que renunciar a ser alcaldes de Medellín y Bogotá?
P: Claro; es lo que manda la Constitución para garantizar la igualdad entre los candidatos y para evitar que los funcionarios se aprovechen de sus cargos para hacer campaña, es decir, para que la competencia sea pareja.

A: ¿Y es que un ministro o un alcalde tienen muchas ventajas frente a otros candidatos?
P: Muchísimas. Tienen recursos públicos para repartir, contratos para asignar y puestos oficiales para quienes apoyen su candidatura. Además, la fama y la notoriedad que les dan sus cargos es una grandísima propaganda electoral; piensa solo en la cantidad de titulares en los periódicos, entrevistas en la radio o valiosos minutos mojando televisión que tiene un ministro y que no tiene ningún otro candidato.

A: Ya voy entendiendo; sería como un partido de futbol entre el Barcelona y el equipo del colegio. Pero ¿en la práctica. si es tan grande la diferencia entre un candidato que sea funcionario público y uno que no lo sea?
P: Sí. Cuando los ministros dejan su cargo pierden el poder y buena parte de esa fama, como le pasó al que llaman Uribito, que tenía montada una eficiente maquinaria electoral en el ministerio de agricultura que le dio mucha popularidad, pero tan solo dos meses después de dejar el cargo perdió la mitad del apoyo que tenía en las encuestas.

A: ¿Y por qué Noemí sí puede esperar hasta noviembre para renunciar si quiere ser candidata?
P: Porque la Ley les permite a los embajadores quedarse en el cargo hasta seis meses antes de las elecciones, pues se supone que por estar en el extranjero tienen menos posibilidad de usar los cargos o recursos públicos para su campaña.

A: ¿O sea que entre mayor sea el poder que tiene un funcionario público es mayor el tiempo que le exigen para renunciar a su cargo?
P: Exactamente. Que muchacho tan inteligente, ya se pilló cómo son la reglas del juego electoral.

A: Es que es muy lógico si se quiere que haya juego limpio. Pero hay algo que todavía no entiendo: el Presidente es el jefe de los ministros y maneja más recursos y puestos que un alcalde, entonces ¿si busca la reelección no tendría que renunciar dos o tres años antes?
P: Tienes razón. Por eso en Colombia siempre se prohibió la reelección inmediata.

A: Entonces, ¿por qué el presidente Uribe no tuvo que renunciar a su cargo cuando hizo campaña para su primera reelección, y por qué no tendrá que hacerlo cuando se lance tras la segunda?
P: Porque con los votos de Yidis y Teodolindo se cambió sólo un articulito de la Constitución y se le quebró el espinazo, para que Uribe pudiera ser reelegido.

A: En resumen, el único que puede usar su cargo público para hacer campaña electoral es el presidente Uribe. Eso es trampa con los ministros, los alcaldes y cualquier otro candidato.
P: ¡Cuidado joven! Me parece que usted es amigo de los terroristas o de la guerrilla.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad