domingo 05 de abril de 2009 - 10:00 AM

Reelección sin alcaldes ni gobernadores

Una vez más, el gobierno presentó al Congreso un proyecto de reforma constitucional para permitir la reelección inmediata de alcaldes y gobernadores, esta vez de manera indefinida, de manera que un alcalde pueda permanecer en el cargo por 30 o 35 años, como dice el ministro del Interior, que sucede en otros países.

Son tres los argumentos invocados por el Ministro para sustentar su propuesta: que la reelección inmediata se ha convertido en 'la regla general de nuestro sistema electoral', que se necesita para 'fortalecer la descentralización' y que es una forma de 'enriquecer la democracia'. Suenan muy bonito, pero se trata de tres sofismas en los que, o bien las premisas del raciocinio son falsas, o si son ciertas no guardan conexión lógica con la conclusión.

Se necesita ser muy caradura para incluir una flagrante mentira en la exposición de motivos de una reforma constitucional, al decir que la reelección inmediata es la regla general del sistema electoral en Colombia; la verdad es que esta figura nunca había existido en toda nuestra historia republicana y solo se aprobó con nombre propio hace cuatro años para reelegir a Uribe. Tal vez el Ministro está pensando con el deseo y espera que si se aprueba para alcaldes y gobernadores, entonces sí se pueda decir que la reelección inmediata es la regla general, que también debe aplicarse al Presidente.

En lo que no miente el Ministro es en decir que en algunos países sí existe la reelección indefinida de los mandatarios locales, aunque exagera como buen paisa cuando afirma que esta es 'prácticamente una institución universal que no despierta debate en ninguna parte'. En el fondo, este es el argumento principal del gobierno para defenderse de los críticos que han señalado que la reelección inmediata rompe la reglas de juego de la democracia: que la reelección existe en Europa y Estados Unidos, donde a nadie se le ocurriría decir que está en peligro la democracia.

El problema de copiar instituciones de otras latitudes, es que cuando las copias no son completas, lo que sale es un adefesio que no tiene nada qué ver con el original. Porque en los países en los que existe la reelección inmediata de Presidente, alcaldes y gobernadores, se trata de respetar al máximo el principio de Igualdad, el cual se pisoteó desvergonzadamente para permitir el segundo mandato de Uribe y se volvería a violar si se aprueba la nueva propuesta del gobierno.

No existe igualdad electoral cuando los gobernantes en trance de reelección no tienen que competir con otros mandatarios en ejercicio. Por ejemplo, cuando el Alcalde de Bogotá no puede ser candidato presidencial. En Estados Unidos cualquier gobernador puede competir con el Presidente que busca la reelección, o los alcaldes pueden disputarle las elecciones al gobernador incumbente.

En Colombia esa posibilidad no existe, porque en la reforma del 2004 el uribismo quiso evitar que otros mandatarios locales como Lucho o Angelino Garzón, que también tenían alta popularidad, además de control del presupuesto y de la burocracia oficial, le pudieran competir a Uribe. Fue una reelección sin alcaldes ni gobernadores. Sin igualdad.

Es muy asustadora la posibilidad de tener en Colombia a todos los alcaldes y gobernadores en campaña electoral, no solo buscando su propia reelección, sino compitiendo por puestos de mayor nivel; por ejemplo, alcaldes queriendo ser gobernadores y gobernadores buscando ser presidentes. Esta visión dantesca de la política es la demostración por el absurdo de que, si se quiere preservar el principio superior de la Igualdad, la reelección inmediata es una figura que no cabe dentro del marco institucional colombiano. Por eso, es mejor eliminarla y volver a la prohibición absoluta de la reelección que establecieron los constituyentes del 91. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad