domingo 16 de febrero de 2020 - 12:00 AM

“Así paga el diablo...”

Causó mucha curiosidad, también, la explicación oportunista del exmandatario de Bucaramanga cuando se le preguntó por las 20.000 casas que nunca entregó.
Escuchar este artículo

Después de una larga ausencia en la parrilla de programación del canal TRO, volvió al aire el buen programa televisivo “De buena fuente”, dirigido por los reconocidos periodistas Juan Carlos Ordóñez, Alfonso Pineda y Vidal Abreo. Y su primer invitado en esta nueva temporada no podía ser alguien mejor que el polémico exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, ahora convertido en candidato presidencial.

Y sí, Rodolfo en su clásico tono chabacano arremetió en el programa contra todo el que por ahí se le atravesó, causando extrañeza y turbación sus duras manifestaciones en contra de Manolo Azuero, su jefe de gobernanza, y de Rodrigo Fernández, su fiel escudero en asuntos de contratación. No ahorró palabras para descalificarlos, o para calificarlos de traidores, refiriéndose a un tema relacionado con la gerente de Neomundo y con temas alusivos al personal de la Alcaldía.

Desconcertante, por decir lo menos, que ahora Rodolfo ataque a Manolo, desconociendo no solo la incansable labor desarrollada por Azuero en la administración, sino además ignorando que gracias a él fue que su gobierno se mantuvo en pie y salió adelante en diversos frentes, incluso después del bochornoso escándalo de “Vitalogic”. Manolo, todo el mundo lo sabe, fue el estandarte de la pasada Alcaldía y es mucho lo que Rodolfo le debe en la gobernanza de la cosa pública, como para que ahora termine cuestionado y vituperado por quien fuera su patrón.

Pero así es la vida. Dicen por ahí que “así paga el diablo a quien bien le sirve”. Y a eso se le llama ingratitud. ¡Qué pena!

Causó mucha curiosidad, también, la explicación oportunista del exmandatario cuando se le preguntó por las 20.000 casas que nunca entregó. Reconoció que nunca entregó las casas, los lotes, los terrenos o las viviendas, ni una, pero paradójicamente terminó echándole la culpa otra vez al exalcade Luis Francisco Bohórquez, como si acaso “Lucho” las hubiera prometido en campaña. Una falacia bien elaborada para disfrazar el craso incumplimiento con sus electores.

Y bueno, Rodolfo reinauguró “De buena fuente” seguramente ganando adeptos por su repetido discurso contra la politiquería, pero qué mala sensación la que dejó hablando mal de quienes bien le sirvieron en su mandato. ¡Imagínense lo que le espera a Cárdenas!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad