domingo 04 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

¿Cuánto vale un aval de Rodolfo?

Desde el pasado mes de agosto la Liga de Gobernantes Anticorrupción (LIGA) se convirtió en partido político, gracias al protagonismo de Rodolfo Hernández en la contienda presidencial y a la curul que se le otorga en el Congreso al candidato perdedor en segunda vuelta. Como Rodolfo a regañadientes aceptó esa curul, eso también sirvió para su reconocimiento político.

Con ese reconocimiento puede dar avales a diestra y siniestra, igual que cualquier partido político, y entonces desde ya la LIGA se prepara para las próximas elecciones regionales, las de alcaldes, gobernadores, concejales y diputados. ¡Todo un botín!

Los antecedentes de Rodolfo en materia de respaldos y avales no son buenos, exceptuando el mecanismo democrático de la recolección de firmas. Para las pasadas elecciones legislativas se supo que el ingeniero vendió al mejor postor las curules a la Cámara de Representantes, de suerte que por unos buenos pesos Erika Tatiana Sánchez y Juan Manuel Cortés lograron ocupar los primeros escaños en la lista, resultando elegidos al parlamento como emisarios de la Liga Anticorrupción. Señalan que el escaño de Erika Tatiana costó $400 millones, contando la plata por encima de la mesa, aunque por debajo nunca se supo cuánto valió.

Lo curioso de todo es que a menos de un mes de ser congresistas, esos señores ya rompieron cobijas con Rodolfo, ni siquiera se hablan, ya ninguno dice pertenecer a la LIGA y claramente él también los desconoce. Lo mismo sucede con quien fuera la candidata vicepresidencial Marelen Castillo, totalmente distanciada de Hernández.

Pero es que en realidad las cosas se veían venir así. Nada bueno resulta de un festín de respaldos electorales a cambio de dinero, sin identidad alguna, sin coherencia y sin una plataforma política definida. ¡Un negociado!

Ahora se vienen las elecciones locales y ya varios candidatos alistan sus ofertas. Todos quieren el respaldo de Rodolfo y más ahora como el “amo y señor” de su partido político, un partido unipersonal. El exconcejal Fabián Oviedo merodea esas huestes en busca del aval para la alcaldía de Bucaramanga; y un contratista de nombre Luis Roberto Ordóñez asegura desde ya que él va a ser el ungido. Que ambos alisten la billetera a ver si Rodolfo les otorga ese aval y obvio, el reconocimiento como verdaderos “mercaderes de la política”.

¿Cuánto costará ese aval, carajo?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad