domingo 15 de octubre de 2023 - 12:15 AM

Miguel Angel Pedraza

El nuevo “megacontratista”

Todo parece indicar que no se equivocó el candidato Horacio José Serpa cuando hace algunos días en un debate electoral señaló a Fabián Oviedo de ser “el megacontratista de Bucaramanga”, un nuevo “megacontratista” en la ciudad.

En realidad, desde hace rato ese temita era un secreto a voces en la opinión ciudadana. Oviedo viene haciendo juicioso la tarea, moviéndose bastante bien en la telaraña de la política local y a fe que lo ha conseguido. En el mandato de Rodolfo Hernández desfiló por primera vez en el Concejo, sin mayor figuración; pero en el gobierno de Juan Carlos Cárdenas fue un concejal baluarte, ostentó la presidencia del cabildo y manejó a su antojo las mayorías de la corporación.

El hombre sabe por dónde meterse, sobre todo en materia contractual. Y su fuerte no son solamente las obras públicas, como el millonario “contrato a dedo” que esta semana denunció La Silla Vacía en favor de sus empresas aliadas, sino también es fuerte en la recomendación de burócratas y contratistas.

Tan cierto es lo anterior que sus movidas políticas arrojaron buenos resultados estos últimos años. Así, Fabián Oviedo es el dueño de la Contraloría Municipal y también el político fuerte de la Personería de Bucaramanga. Su influencia sirvió para entregarle la Contraloría a su comadre Viviana Marcela Blanco, y de igual manera para nombrar en la Personería a un inexperto como Daniel Arenas.

No importa el lustre o la preparación de sus recomendados, lo importante es que llegaron auspiciados por el concejal Fabián Oviedo, por entonces el cabildante más poderoso de la ciudad. Porque a decir verdad, tanto la contralora como el personero han resultado ser unos funcionarios opacos, hasta invisibles, aunque la mediocridad e ineptitud del personero es casi que insuperable.

Dicen por ahí que a los “duros de la contratación” les está saliendo competencia en la ciudad y que esa competencia es el exconcejal Fabián Oviedo. De pronto si, de pronto no, puede que Oviedo tenga todavía que pulir sus artimañas, pero el joven exconcejal anda ahí, aprende rápido y gana plata, y al paso que va puede convertirse en unos años en el zar de la contratación local. Por ahora es el nuevo “megacontratista”.

Y también, obvio, hoy es un aspirante fuerte a la Alcaldía de Bucaramanga con el respaldo del alcalde y su burocracia. ¡Ya ven!

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad