domingo 21 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Elección de Contralor: ¡Nada cambió!

Con ocasión de la elección del nuevo Contralor General de la República, asistimos en las últimas semanas a todo un espectáculo circense, de esos que dan pena en el mundo de la política. Días de componendas, trampas, deslealtades, campañas sucias y acomodos, hasta lograr el consenso en un solo candidato.

Los partidos políticos tradicionales exhibieron lo peor de sí, pero lo del partido Liberal, además de penoso, raya en lo indignante. Proclamó una y otra vez, con “bombos y platillos” y con comunicados oficiales, a la candidata María Fernanda Rangel, pero un día antes de la elección, ¡oh sorpresa!, decidieron cambiar su voto por el candidato Carlos Hernán Rodríguez, a la postre el ganador con el respaldo del gobierno.

Y así también los partidos Conservador y de la “U”, pero los liberales fueron más ruidosos y notorios, de la mano de su secretario general. Se jactaban poniendo fotos en redes sociales con la señora Rangel a manteles, abrazándola y aplaudiéndola, para después traicionarla. ¡Patéticos!

Lo del Centro Democrático es inexplicable, pues se supone que hoy son oposición. Al principio fueron coherentes, nunca anunciaron un candidato y hasta se creía que votarían en blanco. Pero no, al final terminaron apostándole al “caballo ganador”, acomodándose con Rodríguez.

Más allá de las preferencias de los santandereanos por el candidato Víctor Andrés Salcedo, o por Luis Fernando Bueno, o hasta por el excontralor Carlos Pérez, profesionales que también estaban en la lista final de elegibles, lo cierto es que el Congreso terminó eligiendo a un abogado vallecaucano con una larga trayectoria pública y con la mejor puntuación del concurso entre los aspirantes al cargo, aunque bastante cuestionado debido a un pasado no muy claro por sus vínculos con la mafia del poder político del occidente del país.

Llegó el gobierno del cambio y nada cambió. Todo sigue igual, los políticos vendiéndose por unos puestos, la burocracia rampante, el gobierno presionando y los parlamentarios chantajeando, en fin, la misma “aplanadora” de siempre en el Congreso con algunas caras nuevas que ni saben lo que está pasando a su alrededor.

Como dijo el consultor y panelista Andrés Mejía Vergnaud: “Porque el sistema se impone. El mecanismo clientelista es superior a las proclamas individuales. Y el que no se someta, muere”.

“La nueva Colombia, idéntica a la de siempre”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad