domingo 12 de julio de 2020 - 12:00 AM

¿Ese terreno sí valía todo eso?

Por allá en Cajasan hay muchos inconformes, saben del negocio pero no se atreven a hablar.
Escuchar este artículo

Las Cajas de Compensación Familiar son bien reconocidas en el país y hacen cosas buenas, procurando por el bienestar de los hogares y prestando servicios de salud, educación, vivienda, recreación y otros. Tienen buen flujo de capital, bastantes recursos, cabalmente porque entre otras razones reciben todos los meses aportes de los empleadores.

Para brindar bienestar y recreación construyen sedes campestres con recursos propios, o compran hoteles o se convierten en operadores de servicios de recreación. Y además prestan bien sus servicios.

Como en esta región está de moda la zona del embalse de “Topocoro” para promover el turismo y fomentar el sano esparcimiento, Cajasan como caja de compensación volteó los ojos hacia ese sector y desde el año 2018 está estructurando un proyecto para construir allí un parque turístico. Tenían que comprar un lote de terreno en esa zona, y lo compraron.

Todo eso serían buenas noticias, si no se estuviera cuestionando en voz baja la compra de ese lote por los directivos de Cajasan. Cuentan los que saben que compraron un lote de 31 hectáreas, previo el examen de dos avalúos: un avalúo privado estimó el terreno en $14.000 millones y otro avalúo, el de la Lonja de Propiedad Raíz, lo estimó en $2.000 millones. Enormes diferencias entre los dos avalúos, opinando los expertos que el de la Lonja, entidad reconocida, es mucho más creíble.

Para zanjar tan curiosa diferencia, se rumora que Cajasan echó por la calle del medio y compró el lote de terreno en algo más de $10.000 millones, ignorando la estimación presentada en el avalúo corporativo, siendo esta económicamente mucho más favorable para la entidad. Pero como la plata abunda en las cajas de compensación, entonces la plata es para gastarla.

¿Ese lote de terreno si valía los $10.000 millones? ¿La Lonja se equivocó abruptamente estimándolo apenas en $2.000 millones? ¿O el lote valía $2.000 o hasta $3.000 millones, pero decidieron comprarlo en $10.000 millones y hacer fiesta con la diferencia?

Por allá en Cajasan hay muchos inconformes, saben del negocio pero no se atreven a hablar. Aunque las autoridades sí pueden investigar, entre otras porque las Cajas de Compensación, a pesar de ser privadas, están sujetas a la vigilancia y control de la Superintendencia de Subsidio Familiar. ¡Ojo avizor!

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad