domingo 03 de diciembre de 2023 - 12:05 AM

Miguel Angel Pedraza

Fredy embolató la elección

Cuando todo estaba previsto para que los diputados de la Asamblea de Santander eligieran al contralor del departamento, Fredy Antonio Anaya Martínez decidió renunciar a su aspiración y embolató nuevamente la elección.

Denunciando irregularidades en el proceso de elección, en la publicación de la terna y en los plazos para elegir, pero además reafirmando su “compromiso con la ética y la legalidad”, Anaya sorprendió a todos con su renuncia, máxime cuando él había sido elegido inicialmente como el Contralor de Santander y aun regenta la entidad en cuerpo ajeno con la señora Blanca Luz Clavijo, su obediente e inepta funcionaria.

En su momento, Fredy había pactado con el gobernador Mauricio Aguilar tomarse la Contraloría, hicieron una manguala y lo lograron, auspiciados por diputados ambiciosos. Y luego, ante la nulidad de su elección decretada judicialmente, el hombre siguió mandando en la entidad como si nada hubiera pasado.

Por eso es extraña su renuncia, aunque para algunos esa renuncia a última hora tiene una clara explicación: Fredy no iba a ser elegido el pasado jueves como el contralor de Santander, ya no tiene mayorías en la asamblea y seguramente iba ser derrotado, así como quedó derrotado en las pasadas elecciones regionales. Anaya apoyó a Héctor Mantilla a la Gobernación y perdió, y su principal candidato a la asamblea, Nakor Fernando Ruega, se quemó.

En esa sucesión de derrotas y pérdida de poder, Anaya no iba a exponerse a otro golpe político, y por eso sorpresivamente renunció a su candidatura para embolatar nuevamente el proceso y tirarse la muy segura elección de su contrincante Reynaldo Mateus Beltrán. El hombre no estaba dispuesto a perder y menos ante Mateus, y por eso renunció amparándose en filigranas jurídicas.

Actitud irresponsable y cínica para algunos, para otros estratégica, y para muchos otros una actitud propia de Fredy, algo así como Fredy siendo Fredy, pero esta vez derrotado y sin respaldo. Llega a la terna Walter Duarte y se espera la elección en sesiones extraordinarias.

Lo cierto es que todavía no hay Contralor de Santander y sigue en el limbo la elección. De pronto Fredy retira su renuncia y decide volver al ruedo, muerto de la risa. O de pronto, superadas las irregularidades denunciadas y siendo respetuoso de “la ética y la legalidad”, ¡vaya lío!, mantiene su renuncia y acepta su derrota. ¡Amanecerá y veremos!

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad