domingo 22 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Miguel Angel Pedraza

¡Insidia y traición contra Serpa!

En la recta final de la contienda electoral por la Alcaldía de Bucaramanga han ocurrido cosas muy raras, sucesos inesperados que generan perplejidad, campaña negra, juego sucio y lo peor, traiciones y deslealtades entre unos mismos copartidarios.

Algo así le sucedió la semana pasada al candidato Horacio José Serpa, luego de conocerse una publicación del diputado liberal Alfonso Pinto Frattali, acompañada del facsímil de una carta firmada por el expresidente César Gaviria, en donde retiraban a Serpa de la campaña por la alcaldía y dejaban en libertad a los liberales para escoger su mejor opción. Todos recibieron esa información con asombro y luego todo se desmintió, aunque hasta ahora nadie ha demostrado que el “comunicado oficial” del expresidente Gaviria sea falso.

Lo más crítico de todo es que el candidato Serpa ni sabía lo que estaba pasando a su alrededor, desconociendo en absoluto lo divulgado por Pinto Frattali, quien además ejerce como presidente del Directorio Liberal Departamental. Alguien, sin duda, estaba fraguando una traición contra Horacio José, pues nadie puede mirar con buenos ojos la carta del expresidente y su inmediata difusión por el diputado, sin que el candidato estuviera enterado.

Ni los mismos liberales han sabido explicar satisfactoriamente el episodio. Unos dicen que Serpa supuestamente iba a unirse con otro candidato sin consultar al partido y que por eso azuzaron al expresidente Gaviria para firmar el comunicado; otros dicen que el promotor de todo fue el exgobernador Didier Tavera, ordenándole al diputado Pinto armar el polvorín para quedar en libertad de elegir; y otros tantos sostienen que eso fue una falsa noticia y punto.

En realidad, el asunto no es de menor calado como para dejarlo en una mera “noticia falsa”. El asunto claramente es que algunos políticos insidiosos quisieron hacerle daño al candidato liberal dentro de su propio partido, lo quisieron retirar a destiempo para alejarse ellos y desertar hacia un mejor postor. Huir como sátrapas. Absurda esa intriga contra Serpa, un hombre decente y honesto, y además un candidato serio y respetable.

Si el diputado Pinto fue el de esa felonía, su actitud es absolutamente reprochable. Y si la orden provino de Tavera, increíble tanta deslealtad con el hijo del político que en su momento lo hizo gobernador.

Y aun con todo falso, el montaje contra Serpa fue alevoso e indigno. ¡Así fue!

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad