domingo 19 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Miguel Angel Pedraza

La “transformación” de Jota Pe

Jonathan Ferney Pulido Hernández, más conocido como Jota Pe Hernández, logró llegar al Senado de la República en las pasadas elecciones parlamentarias con una votación abrumadora, más de 180.000 votos en representación del partido “Alianza Verde”.

Sin pasado político, Jota Pe llegó al Congreso fomentando la lucha contra la corrupción, criticando a los políticos de siempre, a quienes en campaña tildaba de “ladrones”, “politiqueros miserables” y “ratas de cuello blanco”. Al igual, arremetía también contra el entonces presidente Duque y contra lo que él denominaba el “régimen uribista”.

Y así, con sus arengas y diatribas, y sin ninguna propuesta diferente a la de luchar contra los corruptos, este influenciador, otrora cantante y predicador, logró cautivar a la ciudadanía al punto de obtener la tercera votación más importante del país. Su natal Santander y Valle fueron los departamentos en donde obtuvo mayor respaldo.

Con su activismo también estuvo presente en el estallido social de hace dos años, promoviendo en su discurso la defensa de los más necesitados, la defensa del pueblo. Eso igualmente le valió reconocimiento, que luego se tradujo en su sorprendente elección.

Y ese Jota Pe, nuestro Jota Pe, llegó al Congreso. Y desde entonces su transformación ha sido impactante. Aunque siguió con su algarabía de la lucha contra la corrupción, no propone nada de fondo sobre cómo acabar con ese flagelo. Nada es nada. Su discurso es plano, ligero, emocional pero elemental, muy parecido al de Rodolfo Hernández en la campaña presidencial. Tal vez por esa identidad tan vacía pero atronadora fue que acompañó a Rodolfo en las pasadas elecciones nacionales.

Por su condición de gran elector en el país, las luces y los focos de los medios de comunicación casi siempre lo tienen en primer plano, moviendo las redes. Y esa pantalla le ha servido para posar de estadista, hablando de temas de nación y olvidándose por completo de los temas regionales. Poco le ha servido a Santander el famoso senador Jota Pe Hernández.

Y así, a un año de ser congresista, acaba de anunciar que va a ser Presidente de la República. Sí, presidente del país, muy seguramente en el año 2030, ahora con un discurso guerrerista y recalcitrante, convertido además en acérrimo opositor del gobierno actual.

La superación personal del “youtuber” Jota Pe parece no tener límite. ¡Eso es innegable!

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad