domingo 19 de enero de 2020 - 12:00 AM

Los “tumbos” de Cárdenas

Cuesta creer que Alvarado se autonombró, como quisieron insinuarlo algunos maledicentes, cuando lo cierto es que Cárdenas sí le ofreció esa dirección al abogado.
Escuchar este artículo

No han sido fáciles los primeros días del gobierno de Juan Carlos Cárdenas, a juzgar por la conformación de su gabinete, todavía incompleto, y por las vueltas y revueltas que se han producido con los nombramientos del director de tránsito y del jefe de la oficina jurídica.

Resulta innegable que la designación del abogado e historiador Omar Alejandro Alvarado en la Dirección de Tránsito generó controversia en algún sector de la comunidad, argumentando su falta de experiencia en temas de movilidad. Sin embargo, Cárdenas no supo manejar el tema con altura, pues después de que la opinión pública conoció el nombre del nuevo director, el mandatario guardó silencio durante varios días hasta abandonar a su lugarteniente en el “foso de los leones”. Dejó que lo lapidaran en las redes sociales y ni siquiera se tomó la molestia de ofrecer alguna explicación a los ciudadanos. ¡Mala cosa!

Cuesta creer que Alvarado se autonombró, como quisieron insinuarlo algunos maledicentes, cuando lo cierto es que Cárdenas sí le ofreció esa dirección al abogado, y este la aceptó, solo que después el alcalde se desentendió del asunto de manera displicente.

Y para rematar la cadena de desaciertos, este semana se supo que el abogado Jorge Arturo Nieto, quien venía desempeñándose como director jurídico desde la pasada alcaldía, renunció y no renunció, o mejor, que curiosamente le aceptaron una renuncia que él nunca presentó, que después designaron en ese cargo a una abogada sin requisitos y que por último lo nombraron otra vez como jurídico, en una muestra absurda de errores y desatinos administrativos. ¡Qué improvisación!

Nadie discute las calidades y competencias profesionales de Cárdenas, ni tampoco sus buenas intenciones, pero todos estos tumbos y vaivenes no revelan otra cosa diferente sino la falta de experticia del gobernante en temas públicos, la ausencia de un verdadero proceso de empalme, malas asesorías y un pésimo sentido de la comunicación con sus gobernados. No es hora de balances, claro que no, pero pasó enero y no hay gabinete municipal.

APARTE: ¿Será que los diputados “polistas” Leonidas Gómez y Camilo Alfonso Torres, y los de la “Liga”, van a votar por el candidato del “clan Aguilar” a la Contraloría de Santander? ¡De no creer!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad