viernes 11 de enero de 2019 - 12:00 AM

Los “ventiladores” del estadio

Era de suponer, desde un principio, que con la captura y el posterior aseguramiento en contra de la exsecretaria de Infraestructura departamental, Claudia Yaneth Toledo, las cosas podrían complicarse para el exgobernador Richard Aguilar, hoy senador de la República.

Claudia Toledo y su esposo, Lenín Darío Pulido, y además el interventor Andrés Díaz, terminaron seriamente involucrados en un escándalo de corrupción por el contrato de las obras de remodelación y reforzamiento del estadio “Alfonso López”, en donde la Fiscalía descubrió el pago de coimas por alrededor de $3.000 millones, todo ello sucedido en épocas de Richard como gobernador.

La clave de esos descubrimientos corrió por cuenta de un primer “ventilador”, en este caso el contratista Octavio Reyes, quien a la postre se convirtió en el testigo estelar para develar las “mordidas” y las múltiples irregularidades que rodearon la ejecución de ese contrato. De ahí la contundencia de las comprobaciones contra la exsecretaria y su marido.

Pero ahora todo parece indicar que los “ventiladores” siguen prendidos, esta vez por cuenta de la propia señora Toledo y sus secuaces, quienes preparan un preacuerdo con la Fiscalía y una colaboración en la investigación, para revelar la participación del exgobernador Aguilar en esa y en otras contrataciones. Al fin y al cabo, nadie más indicado que la exsecretaria para contar en detalle lo que conoció de primera mano en la tan cuestionada contratación durante el gobierno de Richard.

¿Se acuerdan del famoso “Contrato Plan”? Claudia Toledo se debe acordar muy bien de todo lo que por allí sucedió. ¡Seguro que sí!

Es que en todo ese andamiaje de corrupción hay mucho asesor comprometido, algunos que salieron de la Gobernación con los bolsillos llenos; hay mucho contratista involucrado y muchos intermediarios inescrupulosos. De ellos también se espera que sean llamados por la justicia.

Y por el lado de Richard, debido a su fuero de congresista, será la Corte Suprema quien lo juzgue. Y con todos esos “ventiladores” prendidos, la cosa no pinta bien para el exmandatario. ¡Atentos!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad