domingo 03 de enero de 2021 - 12:00 AM

Reforma a la justicia: ¡Nada!

Nada que se eliminan las facultades electorales en las altas corporaciones, nada que se despolitiza la cúpula judicial,
Escuchar este artículo

Pasó el año 2020, incluso pasó la década y no hubo reforma a la justicia en Colombia. Los múltiples proyectos que se han presentado desde diferentes instancias no han tenido eco en el Congreso de la República, quedando la justicia en el abandono y la postración de hace muchos años; peor aún, con un altísimo descrédito debido a los escándalos de corrupción en las altas Cortes, y también en ciertos tribunales.

Nada que se eliminan las facultades electorales en las altas corporaciones, nada que se despolitiza la cúpula judicial, ese carrusel de favores y prebendas con los políticos de turno, en fin, y ni hablar del tema del fortalecimiento institucional a partir de un mayor presupuesto para mejorar la infraestructura y las condiciones laborales de los funcionarios. Es lamentable que avanzado el siglo XXI, en juzgados y dependencias judiciales, incluida la propia Fiscalía, los equipos sean obsoletos y ni tengan papel para trabajar. Nada que se cumple realmente con el anunciado proceso de modernización judicial.

Resulta urgente volver a revisar los procedimientos en diferentes áreas del derecho, pues no es posible que procesos civiles, administrativos o penales puedan durar hasta 5 o 10 años sin sentencia en firme. En materia penal es inaudito que existan miles de indagaciones preliminares en la Fiscalía superando el término máximo de 2 o 3 años, como si se tratara de indagaciones extendidas en el tiempo sin definición alguna. ¡Eso no es lógico!

Nada que se discute con seriedad la creación de los jueces de tutela o cuando menos que la acción de tutela sea resuelta por jueces de la especialidad correspondiente al asunto objeto de amparo. A pesar de la utilidad de la tutela en defensa de los derechos fundamentales, los juzgados están reventados con la carga laboral adicional que representa.

Por ahora solo se ha avanzado con la integración de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, por fin, para reemplazar la cuestionada sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura. ¡La justicia sigue en crisis!

APARTE: de bandazo en bandazo, el alcalde Cárdenas está perdiendo seriedad y confianza. Y para rematar, encerró a la gente y se fue de vacaciones en plena emergencia. Ojalá con los ajustes en el gabinete recomponga el camino y avance en la reactivación. ¡Ojalá!

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad