Publicidad

Miguel Angel Pedraza
Sábado 03 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Semáforos viejos e inservibles

Compartir
Imprimir
Comentarios

El atraso en la red semafórica de la ciudad es una verdad inocultable y además preocupante. Estamos llenos de semáforos viejos, algunos dañados, otros en mantenimiento y otros tantos con luces a medias, lo cual de ninguna manera contribuye a solucionar el problema de movilidad.

Revisando bien la situación, el retraso en esta materia es de más de 40 años, otros dicen que 50, a pesar de que en todas las administraciones se promete un cambio rotundo de esa red obsoleta de semáforos para dar paso a un sistema inteligente de tráfico. El último alcalde tuvo en mente incluso una licitación internacional, aunque eso no pasó de los anuncios.

Y en esas seguimos desde hace varios años. Hablando de cambios, de ajustarnos a la modernidad, de hacer de Bucaramanga una ciudad inteligente, pero nada, seguimos con los semáforos del siglo pasado, aparatos que funcionan mal, una luz se prende pero la otra no, se dañan ante condiciones climáticas adversas y en ocasiones son demoradas las inspecciones técnicas y su mantenimiento.

De verdad que en materia del sistema de semáforos damos pena, a pesar de los anuncios rimbombantes y de las inversiones ejecutadas y las proyectadas, las cuales se convierten en “pañitos de agua tibia” para tratar de hacer servir unos semáforos viejos y desgastados. Según se sabe, la última inversión en la pasada Alcaldía fue de $1.800 millones, para hacer cambios en los controladores y en la reprogramación.

Detrás de todas esas habladurías de los pendientes históricos para con la ciudad, este tema de los semáforos sí que es una deuda que pervive. Pueden incluso proyectarse las mejores soluciones en materia de movilidad, pero si no avanzamos seriamente hacia una verdadera Central Inteligente de Tráfico, nada vamos a mejorar y el tránsito por las calles seguirá siendo un caos, aunado a la insoportable incultura de muchos ciudadanos.

Podemos tener además un excelente director de Tránsito, pero sin esas ayudas tecnológicas y sin un compromiso definitivo por el cambio hacia los sistemas inteligentes, seguiremos en las mismas, incluso con prácticas de viejas épocas donde resulta mejor apagar los semáforos y apurar el tráfico de la mano de los alféreces.

En materia de semáforos, la nueva administración municipal tiene un enorme reto, y allá todos lo saben, empezando por el propio titular del tráfico vehicular. ¿Modernidad o atraso?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad