Publicidad

Miguel Angel Pedraza
Viernes 26 de enero de 2024 - 12:00 PM

Un departamento asaltado por mafias”

Compartir
Imprimir
Comentarios

Esta semana compareció ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) el coronel en retiro Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo, quien fuera gobernador de Santander y quien ha está implicado judicialmente por sus vínculos con el paramilitarismo.

De por sí, Aguilar ya ha respondido ante la justicia ordinaria por varias acusaciones penales en su contra, tanto así que en el año 2013 fue condenado por la Corte Suprema por el delito de concierto para delinquir; y además, está comprometido actualmente en varios procesos judiciales, entre otros, por el delito de enriquecimiento ilícito.

Ahora ante la JEP, el coronel tenía su última oportunidad para hacer un aporte a la verdad en el marco de esa justicia especial. Y en ese escenario, como compareciente reafirmó su vinculación con los paramilitares de la región, a tal punto que gracias a su apoyo logró convertirse en el gobernador del departamento. Fue por esos respaldos ilícitos que le ganó las elecciones a Luis Francisco Bohórquez.

Desde entonces es innegable la presencia de la mafia de los paramilitares en la política regional. Su influencia ha sido determinante para obtener curules en la diputación y para mandar en el Palacio Amarillo, consolidando desde la época de Hugo Heliodoro la existencia de un poderoso clan político que sabe ganar elecciones y que maneja millonarios recursos.

Gústenos o no, cada vez que Aguilar Naranjo se presenta unido a unas elecciones, las gana, sin importarle a los santandereanos sus vínculos con la delincuencia paramilitar, la cual permeó políticamente no solo a Santander sino a varias regiones. Por eso después de su gobierno logró imponer como mandatario a su hijo Richard y hace poco a Nerthink Mauricio.

Y si a todo eso se le añade la corrupción pura y dura que se descubrió en la administración de Richard, resulta innegable admitir que hace rato venimos siendo gobernados por políticos cómplices del paramilitarismo, el clientelismo y la corrupción pública. Y no solo por esa casa política, hay otras, también poderosas y llenas de billete.

Más allá de las verdades plenas expuestas por el exgobernador Hugo Aguilar, o de sus verdades a medias, lo cierto es que ha quedado en evidencia esa podrida alianza entre la política regional y carteles al margen de la ley, una alianza que ha sumido al departamento en la decadencia y el atraso. ¡Verdad aceptada!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad