domingo 05 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Miguel Angel Pedraza

¡Un mito que se derrumba!

Después de conocerse los resultados electorales del pasado domingo, todo indica que el exalcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, estaría en las postrimerías de su vida política, derrotado como quedó con su candidato a la Alcaldía, el empresario Luis Roberto Ordóñez.

Con toda la plata invertida, con la feria del billete, con toda la algarabía y obstinación, no pudo el candidato de Vargas superar el séptimo puesto en la contienda electoral. Su votación fue baja, a pesar del derroche y la inversión, producto del fuerte músculo financiero del binomio “Vargas-Ordóñez”.

Cometieron el error de creerse alcaldes una y otra vez, aun cuando siempre las encuestas ubicaban a Luis Roberto en los últimos lugares. Descartaron alianzas y decían que tenían unas mediciones internas que ponían al candidato entre los tres primeros, aunque evidentemente esas mediciones terminaron siendo un vil engaño. Una mentira más de los “extorsionistas” de la política para exprimir al capataz de esa campaña, seguramente.

Ese cuentico de que Fernando Vargas es un político invencible, que es el “dueño del norte” de Bucaramanga y que su billete todo lo compra, ese cuentico pasó a ser historia después de estos comicios. El mito de que Vargas gana todas las elecciones porque tiene muchos líderes es eso, apenas un mito que se está derrumbando.

Nadie niega las bondades empresariales de Fernando Vargas, su enorme contribución a la educación, sus buenas relaciones, su destacada vida pública y su calidad humana. ¡Nadie lo niega! Pero de ahí a seguir sosteniendo que es un líder político imbatible hay mucho trecho, y eso quedó demostrado con el pobre resultado electoral de su candidato Luis Roberto Ordóñez.

Un mal resultado para ambos: para Luis Roberto muy regular, apenas iniciándose en estas lides; pero muy malo para Vargas, después de tantas habladurías y leyendas a su alrededor. Aunque las derrotas políticas no son eternas, a veces lo mejor es saberse retirar a tiempo.

Ni el “norte” es de Vargas ni todos los líderes son sus líderes. Y aunque resulta evidente que muchos aduladores les jugaron sucio y se quedaron con la plata sin votar por ellos, lo cierto es que la capacidad de endoso electoral del exalcalde quedó en entredicho. ¡Unas elecciones para el olvido!

APARTE: extraordinaria la votación del joven Danovis Lozano para la Asamblea Departamental. El gran elector regional, sin duda.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad