jueves 13 de enero de 2022 - 12:00 AM

2022 Año de Definiciones

Escuchar este artículo

Se ciernen sobre nuestro sufrido y aguantador país, “la democracia más antigua de América Latina”, las elecciones a cuerpos colegiados superiores; Senado y Presidencia.

Nunca como ahora se ha estigmatizado al adversario político, basados en errores reales, potenciales ó ficticios, que pudo haber cometido cada candidato.

Da grima ver a funcionarios públicos otrora, acusados por corruptos y salvados por arte de magia, gracias a la descarada connivencia de quienes deben juzgarlos, fungiendo de adalides, óigase bien de la anticorrupción.

Poseemos el dichoso honor de ser los primeros en lo peor, a saber; índice de desigualdad según Gini, mayor deuda pública nacional, menor número de computadores por habitante, mayor número de personas en pobreza extrema en América Latina, el mayor asesino de defensores del medio ambiente y líderes sociales en América Latina. Además el país con mayor impunidad, en el asesinato de los adversarios políticos. Todo un partido fue borrado de la faz de la tierra.

Graves denuncias, debidamente documentadas por sus autores, sobre cómo es que en la Registraduría Nacional, cambiaban el sentido de las votaciones y lo pueden seguir haciendo.

Estamos ante un estado debidamente cooptado en todas sus instancias, desde el nivel inferior hasta el más alto.

Ante esto un pueblo concientizado, dice: Basta ya, es hora de cambiar y construir la nueva Colombia que muchos queremos.

gopeor@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad