jueves 10 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

#Colombiaenalertaroja

Escuchar este artículo

Nunca en la existencia de éste país habíamos estado en una situación tan crítica como la que estamos viviendo actualmente. Son historias de dolor y muerte, historias de desalojo y miseria, historias de corrupción y narcotráfico, historias de destrucción de la industria, de le entrega de las responsabilidades del estado a particulares, hasta la entrega de los recursos de los Colombianos para financiar una empresa quebrada que ya no nos pertenece y a un sector financiero que ha esquilmado el bolsillo de los compatriotas.

Hoy, utilizando la emergencia económica, se impone la dictadura de los decretos, y la toma descarada de toda la estructura del poder, desafortunadamente con la anuencia de parlamentarios de diferentes colores que se le entregaron al dictador, por míseras migajas para alimentar su sedienta ambición de puestos. Estos personajes le entregaron la mayoría a un gobierno nefasto, siendo ellos mayormente culpables de la situación que vivimos.

Ellos, los representantes y senadores que entregaron su dignidad, que la canjearon por satisfacer sus intereses, son de un perfil egoísta y mafioso que los colombianos deben identificar, para lograr consolidar un congreso con gente honorable y comprometida con ese nuevo país que queremos la mayoría de los colombianos.

Aunque no lo crean, el optimismo y la esperanza alimentan una gran mayoría, siendo fundamentalmente los jóvenes, los que lideran las movilizaciones, que hoy se hacen en las redes y mañana en las calles de las ciudades y pueblos de Colombia. Somos #colombiaenalertaroja, por todas las masacres y asesinatos de líderes sociales; por el desmonte de la salud pública, por la falta de una educación pública universal y de calidad; por la falta de oportunidades y una industria nacional fuerte que genere empleos de calidad; por la falta de una política de estado que defienda el patrimonio nacional, los ecosistemas y la biodiversidad. Somos todos colombiaenalertaroja, porque nos quieren robar la posibilidad de vida, al querer destruir la única fuente de agua del Gran Santander: EL PARAMO DE SANTURBAN.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad