jueves 27 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Divide y reinaras.

Escuchar este artículo

La política que viene implementando la multinacional minera de los Emiratos Árabes Unidos, Minesa, como estrategia de promoción de los “grandes” beneficios que traería para la sociedad Santandereana la explotación del páramo, va desde poder suplir la falta de presencia del Estado en los municipios de Soto Norte, hasta la compra de periodistas, medios de comunicación y la promoción entre comerciantes y gremios, del “milagro” de la inversión minera en el páramo de Santurban; todo en su conjunto como su estrategia para dividir la sociedad Santandereana.

La convocatoria a una rueda de negocios a los sectores del comercio, a una rueda de negocios, es una descarada acción para buscar nuevos aliados, a pesar de no tener la licencia ambiental aprobada. Minesa sabe, y así lo corroboró su gerente en una grabación que circuló por las redes, que a ellos solo les interesa Bogotá, que es quien toma las decisiones.

Hacemos un llamado a los municipios de Soto Norte, a la Cámara de Comercio, a los gremios, a los comerciantes e industriales del Área Metropolitana, para que se informen sobre la cara siniestra de la gran minería. Hay suficiente información sobre los daños ambientales, sociales y económicos que se tendrían con la explotación minera. Son muchos los ejemplos de los impactos negativos que las grandes explotaciones mineras han dejado a las comunidades: miseria, desalojo, destrucción de las fuentes hídricas y del medio ambiente.

En cuanto a la generación de ingresos fiscales por parte de la minería, son solo mitos. Luis Álvaro Pardo, nos ilustra de los mitos de la gran minería. En el 2015, el aporte tributario de las grandes compañía mineras fue solo el 0.4% del total del recaudo nacional por renta. Su bajo aporte se debe a los beneficios tributarios que van desde deducciones, exenciones, descuentos tributarios e ingresos no constitutivos de impuestos. La minería no es la salvación. Será que los santandereanos dejamos que los ambiciosos jeques de los Emiratos Árabes destruyan nuestra fábrica del agua? Sin agua no hay vida.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad