jueves 16 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana

¿Dónde queda Bucaramanga y Santander en el Plan Nacional de Desarrollo?

Independiente de credos, regiones, culturas, militancias y colores políticos, la paz total como principio ético universal de la humanidad, debe reconocerse como un derecho fundamental de bien común para la sociedad colombiana sin distingos, dentro del marco civilizatorio de convivencia y democracia que soberanamente se estableció en la constitución del 91 por una normativa que fundamenta el Estado Social de Derechos y Deberes.

Invocamos los valores de la conciencia ciudadana, a las nuevas autoridades de gobierno elegidas para los territorios, a todos los ciudadanos libres, sectores gremiales, sociales, juventudes, mujeres, académicos, sindicales, culturales, políticos y comunitarios a promover y ser artífices del cambio cultural que Bucaramanga necesita, proceso de participación ciudadana que nos permitiría conquistar los cambios largamente aplazados para la vida democrática, la justicia social y el desarrollo humano.

Preocupa que en esta coyuntura política regional se hacen evidentes contradicciones con tendencias antagónicas que invocan el retorno al autoritarismo con nefastas escaladas de violencia en los territorios. Reconocidas voces de políticos y empresarios tradicionales son opositoras a las reformas, no ocultan defender y priorizar sus privilegios particulares y enriquecimiento privado, mantener las causas de la desigualdad y la corrupción. Con los resultados electorales regionales se hacen evidente el cierre de libertades con llamados a imponer políticas represivas, confesionales y militaristas; la decadencia en materia de cultura política democrática está anunciada por quienes se consideran dueños del país y enemigos de la paz negociada y la reconciliación.

La comunidad bumanguesa requiere de un programa de gobierno con amplia participación ciudadana y construcción de cultura de transformación dialogada de conflictos, la conciliación y la paz, aunados estos propósitos de sociedad al compromiso profundo de atender las expectativas de justicia social, progreso y desarrollo económico de nuestro territorio que beneficie a la comunidad con el profundo respeto a la pluralidad política, económica, religiosa y cultural, como lo expresa el mandato constitucional para un país que sigue soñando con terminar la guerra, enriquecer la vida y la paz.

Jcastellanospulido17@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad