jueves 17 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Ecos de la Sentencia T-361 que ordenó una nueva delimitación de Santurbán

Escuchar este artículo

La tutela que, con el liderazgo de la Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez (CCALCP), interpusimos en 2015 y que, en revisión por la Corte Constitucional, dio origen a la Sentencia T-361 (2017), un tratado sobre el derecho a la participación ambiental, se convirtió, por su trascendencia, en pionera en la utilización de los mecanismos constitucionales en la protección del agua, Santurbán y los demás páramos del país. Aunque la Corte nos dio la razón a los accionantes de la tutela, en cuatro derechos: participación ambiental, acceso a la información, derecho de petición y debido proceso, también habíamos invocado el amparo de los derechos al consumo de agua potable, ambiente sano, salud, igualdad y vida en condiciones dignas.

De gran trascendencia ha sido posicionar Santurbán en nuestra más alta Corte; dos fallos de tutela posteriores se fundamentaron en el precedente que sentó la T-361: el pasado 3 de septiembre, en fallo de segunda instancia, el Tribunal Superior de Bucaramanga dejó sin efectos la Resolución 152 (2018) que delimitó el páramo del Almorzadero, y una semana después el Juzgado Cuarenta Administrativo del Circuito de Bogotá dejó sin efectos la Resolución 1434 (2017) que delimitó los páramos de Cruz Verde-Sumapaz. La Corte ha sido contundente al afirmar que los criterios establecidos en la T-361 sobre el proceso de participación ambiental deben ser respetados por el Ministerio de Ambiente en las nuevas delimitaciones que se deben hacer de dichos ecosistemas paramunos, y teniendo en cuenta que la metodología fallida que se utilizó para la delimitación de Santurbán mediante la Resolución 2090 (2014), declarada viciada por la Corte Constitucional en la T-361, se replicó en los demás 36 páramos del país, otros fallos de tutela están llamados a prosperar.

La Corporación Colectivo de abogados Luis Carlos Pérez y este columnista, Rodríguez-Salah, en calidad de accionantes de la hoy considerada ejemplarizante tutela que originó la S. T-361, vemos con beneplácito la utilización de otras acciones legales en defensa de nuestro recurso hídrico y páramos, y aunque de muchos recursos que se interponen pocos prosperan, esperamos que los que verdaderamente sumen a nuestra loable causa resulten exitosos.

ersalah@mail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad