jueves 15 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El ideario político, una farsa

Escuchar este artículo

La descomposición de los partidos políticos, que hoy participan en una feria de promesas y mentiras, nos demuestra el proceso de descomposición ideológica que viene sufriendo la política. Hoy no existen alternativas reales. No hay estructura de partido, ni ideología que responda a la crisis que vive la sociedad. Se camuflan unos con otros, para no perder la posibilidad de tomarse el poder. Los corruptos se convierten en defensores de la ética. El cinismo llega a tal extremo que hoy son los adalides en la defensa del bien público.

Los verdaderos problemas no son tratados con responsabilidad, sino enredados en una palabrería sin contenido. Todo esto posibilitado por gobiernos que no les ha interesado la educación, como fundamento del desarrollo humano, social y económico. Sin educación no es posible construir una ciudadanía pensante y crítica.

Vivimos lo que se refleja en el contexto internacional: el retorno del fascismo, el clímax de las políticas neoliberales con el consumo y el imperio de las leyes financieras. Además de la proliferación de conflictos bélicos, el crecimiento de la pobreza, el desplazamiento y la destrucción del medio ambiente.

Hoy más que nunca debemos recuperar nuestra dignidad. La creatividad, el diálogo, la inteligencia social, la solidaridad, el encuentro y el amor a nuestra región son la fuerza para creer en nosotros. Podemos reencontrarnos con la sabiduría de los viejos, en el valor de la palabra, del trabajo, el sentido de la riqueza, el creer y respetar al otro, y el respeto de lo público. Hay una situación que nos une: la lucha por la defensa del agua y el páramo de Santurbán. Allí nos encontramos todos, juntos alrededor de la defensa de la vida. Es y será una lucha que nos identifica, por ser ella símbolo de la fortaleza de una población que reconoce en el páramo, su lucha por la dignidad y la vida. En éste encuentro solidario hallaremos el sentido de ser habitantes de éste territorio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad