jueves 19 de mayo de 2022 - 12:00 AM

El milagro de la plaza pública

La sociedad civil se levantó con ganas de democracia. Primeros fueron los jóvenes a quienes les robaron su futuro. Hoy la mayoría de una sociedad que siente en la piel la emoción de encontrar en la verdad, un camino de encuentro, que nos saque de la actual encrucijada. Se rompió ese muro infranqueable del miedo, mantenido por los dueños del poder. La verdad visibiliza la violencia y la barbarie a la que se sometieron a cientos de familias campesinas, indígenas y afros, donde las mujeres y los niños fueron el foco de sus aberraciones mentales. Hoy la comisión de la Verdad, le cuenta el país hasta donde llegaron éstos seres humanos cargados del odio que predicó una clase dirigente obsesionada por el poder.

La plaza pública se convirtió en un espacio de encuentro con la palabra. Un espacio para escuchar las ideas, para poblar la piel de sensibilidad y habitar la interioridad con un mensaje de esperanza. La plaza pública se llena de personas que van porque quieren; quieren oír la verdad sobre esa triste y vergonzosa realidad que hoy vive el pueblo colombiano.

Un alma colectiva que vive y siente en lo más profundo de su ser; una revolución emocional que los convoca, apropiándolos de la verdad ante un gobierno que los ha mantenido en el miedo como una de las armas que la tiranía hace uso. Un gobierno que ha violentado el estado de derecho; que cohabita con el paramilitarismo y el narcotráfico.

Solo la verdad nos hará libres. Con la verdad y el conocimiento de la realidad social, política y económica que vivimos, no solo se hará pedagogía de la libertad, sino que el conocimiento y la reflexión alrededor de esa realidad, abrirá cominos de esperanza; caminos con una visión de cambio y de oportunidades para hacer del futuro un sueño. Hoy la mayoría es plenamente consciente que en sus manos está la posibilidad de cambiar. Hoy la plaza pública se viste de música, colores, diversidad y alegría. Se encuentra con las emociones y escuchan como podemos avanzar hacia una sociedad que tenga como fundamento la vida y el respeto a la naturaleza. Hoy sentimos que todo puede cambiar.

lama0868@yahoo.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad