jueves 26 de mayo de 2022 - 12:00 AM

El voto ciudadano, deber y derecho

Colombia vive un momento de trascendencia socio política en su devenir histórico y en su perspectiva de nación democrática, en un contexto electoral del poder presidencial que determinará los lineamientos institucionales políticos, económicos y sociales en los próximos cuatro años.

La constitución del año 91 reafirmó la vigencia de nuestro estado social de derecho alimentado del espíritu democrático de nuestra nación cuya esencia se fundamenta en el poder ciudadano y en el reconocimiento a su soberanía la cual “reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos en que la constitución establece.” Art. 3 C.N.

Las libertades de cada persona en materia de creencias religiosas, opinión política, profesión, asociación, trabajo y participación ciudadana, son inviolables y hacen parte de los derechos fundamentales que deben ser garantizados por el estado y sus autoridades. Cobra la mayor importancia en la construcción y defensa de nuestra democracia, el derecho a la participación en la conformación, ejercicio, y control del poder público según lo establece la carta en su art. 40, con el derecho de cualquier ciudadano a elegir y ser elegido, tomar parte en elecciones, plebiscitos, referendos y consultas populares u otras formas de participación democráticas.

Es de larga data que el excesivo centralismo, impone relaciones asimétricas que tiene agobiadas a las regiones, condenándolas a condiciones de pobreza y atraso, con graves desigualdades que rayan en comunidades con hambre crónica y esquivo futuro.

Las elecciones vienen mostrando tensiones pero también oportunidades de cambios y alternativas de vida. El voto ciudadano deberá escoger la mejor propuesta de gobierno para la nación, la región y el territorio que habitamos. Cada voto tiene el poder para iniciar el cambio que tomará la nación colombiana, según se exprese el próximo domingo en las urnas.

Sin duda el voto ciudadano tiene el poder de contribuir a transformar pacíficamente nuestra realidad dando solución a una agenda pendiente de acceso a los derechos al desarrollo y a la prosperidad social para todos.

Jcastellanospulido17@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad