jueves 20 de mayo de 2021 - 12:00 AM

La vida es el arte del encuentro

Escuchar este artículo

“La vida colectiva piensa y siente con la calle”. La calle es la expresión de lo humano, del significado de la solidaridad y de la esperanza. Es la expresión hoy, de la dignidad de millones de jóvenes afectados por la cultura del descarte, por la pobreza y la miseria que los ha sumido en un mundo sin esperanza ni oportunidades. A ellos, se les ha negado el derecho a existir y opinar. Hoy se utiliza el mecanismo político de exasperar, exacerbar y polarizar. Se acude a la estrategia de la mentira y el miedo, de sospechar de ellos y cercarlos. Hoy, después de más de 20 días en las calles, siguen de pie, con su música, sus danzas y colores que representan la sustancia de una juventud que comprendió que nadie se salva solo, que en el encuentro de la voluntad de ser y resistir, está el camino hacia un mundo donde prime la justicia y la equidad.

La respuesta del gobierno ha sido la militarización del conflicto. No ha querido escuchar, no ha querido negociar. Desafortunadamente no ha sido capaz de interpretar esa realidad profunda que hoy afecta a millones de jóvenes en el país. Negar la situación y creer que, con dejar pasar el tiempo, las cosas se van a arreglar; el gobierno se equivoca. La desigualdad, hoy tiene un acumulado de problemas que niegan la posibilidad misma de la existencia.

El hecho de llamar al diálogo, sin querer escuchar al otro, no son posible los acuerdos. Si no hay negociación, las protestas van a continuar, y van a tener como respuesta la represión y la violencia. que hoy le ha significado un gran sacrificio de la juventud colombiana: 39 homicidios atribuidos a la policía, más de 133 heridos por disparos con armas de fuego, más de dos mil denuncias por violencia policial y dieciséis presuntas denuncias por violencia sexual. Quién dio la orden? La sociedad civil sabe quién es el que manda en éste país y quién es el que obedece. No hace falta que lo expliquen. Solo necesitamos constituirnos en un “nosotros”, para caminar juntos, fortaleciéndonos con el abrazo solidario, el encuentro y la posibilidad de una mirada que interprete los intereses de una sociedad que ha vivido en su últimos veinte años, una de sus más horribles noches. Solo así, en el 2022 será posible el cambio de rumbo.

lama0868@yahoo.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad